NBA

El conflicto arbitral está servido

Las negociaciones para el nuevo convenio colectivo se rompieron el pasado martes.

11.09.2009 | 12:27

El conflicto arbitral dentro de la NBA está servido después de que el líder de los jueces en las negociaciones del nuevo convenido colectivo criticara con dureza la actitud del comisionado David Stern y adelantara que no les dejarán trabajar a partir del próximo 1 de octubre.

Lamell McMorris afirmó en un comunicado oficial que los árbitros esperan que la NBA no les deje trabajar cuando den comienzo los partidos de pretemporada y, tal vez, tampoco en el inicio de la competición regular después de que el pasado martes se rompieran las negociaciones para el nuevo convenio.

Rick Buchanan, el líder negociador de la NBA, respondió al comunicado de los árbitros diciendo que la ruptura de negociaciones se produjo después de que los árbitros hubieran cambiado su posición inicial de aceptar la propuesta de la liga.

"Todo lo que el sindicato nos ha ofrecido son mínimas concesiones que no son consistentes con la realidad actual de la crisis económica que se vive en el país y tampoco coincide con lo que están diciendo a la prensa", denunció Buchanan.

Los comunicados de ambas partes llegan después de conocerse la ruptura de las negociaciones laborales y que podrían forzar a la NBA a llamar a árbitros que reemplacen a los oficiales, algo que no se había dado desde la temporada de 1995-96.

"Entendemos que cada uno en este país está pasando por tiempos difíciles, pero la NBA continua haciendo dinero, firmando contratos comerciales y de televisión y ampliando los negocios internacionalmente", destaca McMorris en su comunicado. "Hemos tratado de negociar de buena fe y aceptando recortes importantes".

McMorris, en las ediciones de hoy, jueves, del periódico "The New York Times", admitió sentirse "frustrado" y "desilusionado" par la manera tan poco profesional y falta de respeto que había mostrado el comisionado Ster cuando abandonó una reunión negociadora que era "productiva".

El máximo representante negociador de los árbitros dijo que la posición de Stern estaba encaminada a mostrar la línea dura que también quiere utilizar cuando llegue la hora de la verdad en las negociaciones con los jugadores.

Por su parte, Stern, en otra entrevista separada que ofrece la misma fuente periodística, dijo que las negociaciones con los árbitros no tenían nada que ver con la de los jugadores, e insistió, como lo confirmó Buchanan en el comunicado, que la ruptura se produjo al echarse atrás en la aceptación de las propuestas anteriores.

El representante de la NBA en la negociación con los árbitros dijo que el objetivo no era otro que conseguir un acuerdo "justo" y "equitativo" para todas las partes, que pudiese dar paso a otra temporada llena de cosas positivas.

El convenio colectivo expiró el pasado 1 de septiembre, pero no hay programadas nuevas conversaciones en los próximos días cuando se está a sólo 20 de comenzar los partidos de exhibición y preparación para la nueva temporada.

De acuerdo a varias fuentes periodísticas, la liga quiere reducir un 10 por ciento el presupuesto de los árbitros, que en la actualidad es de 32 millones de dólares al año.

McMorris, en su comunicado oficial, dijo que los árbitros habían propuesto una reducción de 2,5 millones de dólares bajo la formula de congelar los salarios para la temporada del 2009-10 y reducir los costos de viajes un 15 por ciento y otro siete por ciento con las dietas.

Buchanan explicó que los recortes que proponen la liga a los árbitros están en la misma línea que han hecho en otras áreas de los negocios en los que participa la NBA y que responden a la actual crisis económica.

"Creemos, además, que para hacer más suave el impacto económico en el nivel adquisitivo de los árbitros con los cambios que ha generado la nueva situación financiera, pensamos en los dos años de contrato para que luego tengan la oportunidad de negociar mejores condiciones si la economía mejora", explicó Buchanan.

La NBA confiaba que los árbitros aceptasen la reducción de 3,2 millones de dólares en el presupuesto de salarios ante la posibilidad de quedarse sin trabajo.

Pero no ha sido así y los árbitros han programado una reunión el próximo jueves en Chicago para decidir cual será el próximo paso a dar, mientras que han dejado en suspenso temporal el tradicional campo de entrenamientos anual que debía comenzar el próximo 20 en Nueva Jersey.

Los árbitros consideran que tienen que hacer muchas horas de viajes y estancias por lo que no consideran que sean justos todos los recortes que propone la NBA cuando ya de por si se ven desfavorecidos por toda la dedicación que tienen.

Además, confían plenamente en el trabajo de McMorris, que también representa a los árbitros del béisbol profesional de las Grandes Ligas, a quienes también les expira el convenio laboral el próximo 31 de diciembre.

Mientras, la NBA podría estar organizando un campo con los árbitros sustitutos, algo que ya hizo en la temporada de 1995-96, cuando el sindicato de los referís también estuvieron dos meses sin trabajar, hasta diciembre de 1995, debido al mismo conflicto de la firma de un nuevo convenio colectivo.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte