Claver, la historia de un oro ´taronja´

Formado en las categorías inferiores del Maristas y del Valencia BC, el alero valenciano era un diamante en bruto que había que pulir. Los frutos empiezan a llegar.

24.09.2009 | 19:33
Claver, la historia de un oro ´taronja´

Conseguir una medalla, independientemente del campeonato del que se trate, implica un gran trabajo, sobre todo si ésta es de oro. Y es que detrás de cada metal hay una historia de superación y sacrificio que merece la pena ser contada. Esta es la Víctor Claver, el primer jugador valenciano que se ha proclamado campeón de Europa y que ha sido ´drafteado´ por la NBA. Sin embargo, con 21 años, lejos de ser el final de una carrera tenemos que hablar del comienzo del reinado de un hombre llamado a marcar una época en el baloncesto internacional.

Con los valores del colegio Maristas
Todos los que le conocen aseguran que el éxito no se le ha subido a la cabeza. Humilde, sencillo y todavía algo introvertido, el alero valenciano sigue siendo el mismo que hace ya catorce años comenzó a jugar a esto del baloncesto en el patio del colegio Maristas. Gran parte de culpa la tiene su padre, Francisco Javier Claver, profesor de Física y Química en ese centro y a la vez un excepcional jugador y preparador de balonmano —levantó la Copa EHF como técnico del Alzira—. Nadie mejor que él supo como protegerle en esos primeros años de los ´cantos de sirena´ que fueron llegando hasta la calle Salamanca, y concienciarle de la importancia que tiene una buena educación para labrarse un futuro, aunque sea como deportista profesional.

Estudios y deporte, la fórmula mágica
Por eso su progenitor espero al momento justo para que saliera de Maristas. Hasta entonces, estudios y deporte dentro del mismo recinto resultaron perfectos para encauzar su talento sin caer en otras distracciones. A esta fórmula mágica también contribuyeron sus entrenadores de formación —sobre todo Alberto Meléndez, Juanjo Rojo y Txemi Román, además de Toni Muedra—, bajo la supervisión de Manolo Mesa.

Multidisciplinar hasta categoría Infantil
Pese a ser el jugador que más destacaba sobre la pista, no fue hasta los 12 años cuando se decidió finalmente por el baloncesto, al igual que sus dos hermanos. Y es que Javier, mayor que él y que jugaba al fútbol, cambió posteriormente al baloncesto—llegó a militar en Liga EBA con la Politécnica— y este año volverá a jugar en Primera Nacional. Lo mismo sucede con su hermana Cristina, que es entrenadora en Maristas y también jugadora del equipo senior femenino.

El más pequeño y listo sobre la pista
No en cuanto a altura pero si en cuanto a edad, Víctor Claver siempre era el más pequeño sobre la pista. En Maristas, a partir de infantiles, jugó en dos categorías por encima de la que le correspondía —en el Pamesa sólo en una—. En muchas de esas ocasiones lo hizo junto a su gran amigo Ramón Catalá, actualmente en las filas del Paterna de Primera Nacional, y que en aquellos primeros años demostró un talento similar e incluso superior al de Claver. «Entonces ya se veía que iba a llegar lejos. Era el mejor de su generación», aseguró Catalá, quién además de compartir pupitre con él le marcó el camino a seguir tras dar el salto al Pamesa Valencia tres años antes.

Ofertas de las canteras de media Liga ACB
Javier Claver, por entonces, no tenía prisa en mover a su hijo de Maristas. Pese a ello, y tras un campeonato infantil de selecciones autonómicas, la fama de Claver se extendió como la espuma. Tanto es así que Estudiantes, Joventut, Unicaja, FC Barcelona y Real Madrid, al margen del Valencia Basket, le plantearon ofertas muy serias. Su padre las rechazó.

El momento del salto al Valencia Basket
Sin embargo, el cambio para continuar con su progresión era necesario y el destino escogido fue el Valencia BC. En ello tuvo mucho que ver Manolo Real, por entonces jefe de cantera taronja. «Llegué a un acuerdo con su padre e intenté que su filosofía e ideas se acoplaran a lo que quería el club», afirma Real, que a cambio del fichaje firmó un acuerdo de colaboración con Maristas que incluía balones, equipajes y otras ayudas.

La joya de la cantera desde el primer día
Al equipo de La Fonteta llegó siendo cadete de segundo año, pero rápidamente entró a formar parte del júnior que dirigía Carlos Frade, ahora en Gran Canaria. Un año más tarde ya compaginaba el júnior con el EBA hasta quedarse definitivamente en el EBA de Roberto Iñiguez. Aquellas dos temporadas fueron claves en su progresión y formación.

La hora de la ACB y el trabajo específico
Tanto es así que al final del verano de 2005, y de la mano de Ricard Casas, debutó con el primer equipo en un amistoso disputado ante el Dinamo de San Petersburgo que dirigía, curiosamente, Fotis Katsikaris. Meses más tarde viajó a Madrid para vivir con el equipo la Copa del Rey de 2006 y coger experiencia. Sólo un año más tarde ya era miembro de esa plantilla. Ese primer tramo de la temporada 2006/07 fue muy duro para Claver. Apenas jugó con Casas y menos con Katsikaris, hasta que irrumpió en Girona para remontar un partido que estaba perdido. Todo cambió. El trabajo específico realizado tiempo atrás con Chechu Mulero surtió efecto y el alero valenciano creció en confianza para seguir quemando etapas.

Un ´matador´ experto al máximo nivel
Ya en categoría júnior, tras ganar el concurso de mates de l´Hospitalet, dejó claro su talento innato para esta faceta del juego. Su consagración llegó en 2007 en el Bizkaia Arena de Bilbao, ganando el concurso de la ACB contra todo pronóstico.

Su peor momento llega con la lesión
Su peor momento profesional llegó esta temporada con una lesión en Bolonia que le tuvo varios meses apartado de las canchas. «Estaba aislado de todo y sólo se preocupaba de trabajar. Tiene una gran capacidad de sacrificio y es muy luchador, más de lo que la gente cree», explicó Josep Benítez, fisioterapeuta que compartió con él esos momentos complicados.

El draft de la NBA y la medalla de oro
Afortunadamente, este tramo final de la temporada le tenía reservadas dos sorpresas muy agradables. Por un lado su elección en el draft de la NBA en el número 22 por los Portland Trail Blazers y, sobre todo, la histórica medalla de oro con España en el último Eurobasket de Polonia.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte