NBA (116-95)

Pau Gasol y los Lakers se vengan de Davis y los Pelicans

Jordan Hill lideró al equipo angelino con 21 puntos y 11 rebotes, mientras que el españól colaboró con 14 tantos

13.11.2013 | 10:53

Días después de la exhibición sufrida a manos de Anthony Davis, Los Angeles Lakers y Pau Gasol se vengaron de los New Orleans Pelicans (116-95) con un magnífico juego en equipo ejecutado por una rotación que podría consolidarse durante la ausencia de Steve Nash por problemas en la espalda.



Jordan Hill lideró a los locales con 21 puntos y 11 rebotes, mientras que el español aportó 14 tantos y 8 rebotes. Por los Pelicans destacaron Eric Gordon, con 17 puntos, y Davis con 15 tantos.

Los Lakers, con Jodie Meeks, Wesley Johnson y Hill como titulares, obtuvieron su novena victoria seguida en casa frente a los Pelicans. Mike D'Antoni volvió a experimentar con su plantilla y parece haber dado con la tecla tras haber probado seis quintetos iniciales distintos en los nueve partidos disputados.

Gasol no iba a permitir que Davis le arrollara como ocurrió el pasado viernes, así que en el primer balón que tocó el pívot angelino, bailó a su defensor en la zona y tras una finta que impidió el tapón de su rival, ejecutó un medio gancho de gran dificultad.

La figura de Davis ha crecido y madurado tanto que por mucha vigilancia que el conjunto de D'Antoni ordenase sobre él, su simple presencia interior provocaba numerosos desajustes defensivos y opciones sencillas de tiro para hombres como Jason Smith o Al-Farouq Aminu al comienzo del choque.

En cualquier caso, los Lakers lograron neutralizar perfectamente a Davis en la primera parte y, una vez cortadas las alas de los Pelicans, los locales se lanzaron a por el partido.

Young y Henry revolucionan el partido

La entrada desde el banquillo de Nick Young y Xavier Henry supuso un revulsivo para los angelinos, que abrieron una enorme brecha (44-24) en el segundo periodo ante la atenta mirada desde la grada de Doc Rivers, el técnico de los Clippers, cuyo hijo Austin forma parte de la plantilla de los Pelicans.

La defensa de los californianos rayó a gran altura, tanto en el perímetro con la agresividad de Jordan Farmar y Henry, como en la pintura con unos sólidos Jordan Hill y Gasol, que lograron que a Davis le cayera la tercera falta personal antes del descanso.

El desaguisado visitante se explicaba por su escaso acierto de cara al aro, que incluyó un pobre 0/5 en triples hasta bien entrado el último cuarto, y la superioridad en los tableros por parte de su contrincante (24-13 al descanso, 53-31 al final). En general, el ataque de los de Monty Williams distaba mucho de ser fluido y organizado.

La pareja formada por Hill y Gasol mantuvo su intensidad en la zona y mandó a Davis de nuevo al banquillo con la cuarta personal recién iniciada la segunda mitad. Además, Steve Blake y Jodie Meeks continuaron con su gran acierto desde el perímetro (66-45) frente a un equipo donde sólo el hiperactivo Gordon estuvo a la altura.

Una magnífica asistencia de Gasol a Chris Kaman y un robo de Young culminado por Meeks estiró la renta hasta los 26 (82-56) poco antes de alcanzar el último periodo, al que se llegó con un salvaje mate de Henry sobre Jeff Whitey, su excompañero en la Universidad de Kansas.

Aunque Davis regresó a la cancha para tratar de insuflar algo de vida a los Pelicans, algo que consiguió reduciendo la desventaja hasta los 15 puntos (94-79), los locales aniquilaron cualquier esperanza de reacción con más aciertos desde el triple, lo que provocó que incluso Robert Sacre y Ryan Kelly disfrutaran de minutos.