Euroliga

El CSKA de Moscú supera al Unicaja en la prórroga

Los malagueños no logran cortar su mala racha en Europa, donde suman cinco derrotas en los últimos seis partidos

11.12.2014 | 23:46
El base del CSKA Jackson intenta controlar el balón junto a Suárez.
El base del CSKA Jackson intenta controlar el balón junto a Suárez.

El Unicaja de Málaga cayó derrotado este jueves ante el conjunto ruso del CSKA Moscú (75-76), en un partido correspondiente a la novena jornada de la Euroliga, y tras un enfrentamiento donde Caleb Green destacó por parte de los andaluces con 14 puntos y ocho rebotes.

Tras esta derrota, el club malagueño no logra cortar su mala racha de resultados en el máximo torneo europeo, donde suma cinco derrotas en los últimos seis partidos, y se coloca con un balance negativo de partidos (4-5) en las posiciones intermedias del grupo B.

Joan Plaza lidió en la convocatoria con la baja de última hora del escolta Ryan Toolson, ausente debido a una fuerte fiebre. Sin embargo, al jugador estadounidense no se le echó de menos en absoluto durante la primera mitad, primorosa para el Unicaja.

El conjunto andaluz comenzó algo fallón, quizás demasiado obcecado en marcar territorio con los lanzamientos exteriores. Golubovic se erigía en un gigante bajo los aros y dominaba el rebote ofensivo con solvencia, con Kuzminskas tomando las riendas en el aspecto anotador del equipo malagueño. Con ambos jugadores 'enchufados', el primer cuarto vio cómo la ventaja local se elevaba hasta un resultado de 20-11 en el electrónico del pabellón Martín Carpena.

La segunda manga siguió idéntico derrotero, esta vez con Kostas Vasileiadis como baluarte del ataque local. Tan solo Andrey Vorontsevich reaccionaba en favor de los rusos, que se vieron sorprendidos por la fiable y efectiva capacidad reboteadora del Unicaja. Mediado este segundo cuarto, un bonito reverso de Will Thomas culminó en canasta y tiro libre adicional, cuya transformación puso el 34-19 en el marcador y auguraba un plácido paseo del club andaluz frente al CSKA.

Antes de llegar al descanso, las predicciones del público local se cumplían con creces y el Unicaja ampliaba la ventaja hasta los 16 puntos de diferencia (43-27). Con 32 rebotes totales, la escuadra andaluza doblada el guarismo de los moscovitas (16), incapaces de controlar las segundas jugadas dentro de su 'pintura'.

Metamorfosis rusa

Al poco de comenzar el tercer periodo, Jayson Granger estableció la máxima ventaja del partido a favor de los malagueños, que se situó en 20 puntos de diferencia (49-29). Se repitió la desigualdad en el marcador con el 51-31, aunque Vorontsevich continuó tomando la iniciativa en las decisiones rusas más complicadas. Su perseverancia propició que el CSKA no bajase los brazos y mantuvieran la ilusión de la remontada.

En los últimos compases del tercer cuarto, Sonny Weems metía dos triples seguidos para firmar un parcial ruso de 0-10, pasando del 56-39 al 56-49 que brillaba en el electrónico a la conclusión de los primeros 30 minutos de encuentro.

Ya en el cuarto periodo, una jugada con 2+1 del francés Nando De Colo instauraba el 58-60, ampliando ese parcial acumulado hasta un 2-21. El club moscovita estaba metido de lleno 'en la pomada', sobre todo por demérito de sus contrincantes.

El intercambio de canastas y faltas personales de los últimos instantes vaticinaba un desenlace dramático, y así fue finalmente. Pero ninguno de los equipos rentabilizó sus escasas superioridades; tampoco gestionaron las posesiones y, entre pitos rusos y flautas andaluzas, se llegó a la conclusión de los primeros 40 minutos con empate a 66 puntos.

La solución con prórroga sirvió de acicate al conjunto moscovita, para ir directo hacia su novena victoria en otras tantas jornadas disputadas en la Euroliga. De Colo agarró la batuta del duelo y mantuvo al CSKA conectado hasta la mismísima bocina final.

El Unicaja logró tomar la delantera y situarse arriba con un 75-71. Fue entonces cuando apareció por enésima vez la figura de Nando De Colo, para anotar cinco puntos en dos contragolpes y dejarle la 'pelota caliente' al Unicaja.

Aunque el equipo andaluz tuvo la última posesión para ganar, Thomas se hizo un lío con el balón y se lo entregó a Carlos Suárez con pocos segundos para armar el tiro. El alero madrileño se jugó un triple salvador que no acabó entrando, lo que significó la derrota definitva del conjunto malagueño por 75-76.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine