26/11/2013

El barco zarpa de nuevo, quien quiera que suba

Lo mejor que podemos hacer apoyar a los que están porque el equipo se hunde, y los que están son Rufete, Djukic y los jugadores. ¿Cambiará Djukic?

27.11.2013 | 02:30

E l discurso de Rufete es lo más sensato que he escuchado en Valencia en mucho tiempo. O mejor dicho, es el discurso público de alguien del Valencia más sensato en mucho tiempo. Se acabaron los incendios en casa propia y los bomberos machotes y pirómanos de mitad de temporada que creen que se pueden ganar la vida matando moscas a cañonazos; llevar un grupo de futbolistas profesionales es otra cosa. Cuando llegue el momento, si es necesario y posible, limpieza total, pero ahora, toca hacer grupo. Y como Djukic no ha sabido hacerlo, le tocará hacerlo a Rufete. Sí amigos, lo digo desde el sentimiento y también desde el convencimiento; aunque solo sea por valencianismo, es el momento de apoyar al que esté, y los que están son Rufete, Djukic y los jugadores. Son muchas las veces que he escrito eso de que a Djukic «le daré tantas oportunidades como le dé el Valencia, el fútbol y la afición» y no sé si realmente lo llegué a cumplir, pero sí sé que está ante la última oportunidad de ser entrenador del Valencia y no seré yo quien se la niegue por difícil que sea, que lo es. Djukic debe cambiar, si no lo hace irá a la calle.

Tiene que aprender a convivir con el control de Rufete, que va a ser como un torbellino de trabajo cargado de buenas maneras y educación pero con una determinación tal que se llevará por delante a todo aquel que no esté por la labor. Conviene que todos aquellos que desde hoy trabajen diariamente con él lo tengan claro; a Rufete no le va a temblar el pulso a la hora de tomar decisiones. Y esto no solo lo digo por Djukic y sus ayudantes, esto también lo digo por los jugadores. No van a tener excusas, Rufete los va a proteger y se dejará la vida para que lo tengan todo. Una vez llegado ese momento, les va a exigir. ¡Que no se esconda nadie! Comienza una nueva etapa que puede terminar siendo corta porque con esto de los avales y la refinanciación de las deudas, uno no sabe exactamente en qué punto de la película está, por ello prefiero ir a lo tangible porque si me fío poco de los políticos, mucho menos me fío de los banqueros „y más si son banqueros que trabajan en Madrid y nada quieren saber de Valencia„. Dicho de otra manera, el barco zarpa de nuevo. Os esperamos a todos. (PD: alguno todavía no se han enterado de lo que significa en la cabeza de Rufete ser Manager Deportivo del Valencia; manda él. Busquen entrenadores que lo acepten... ¿Me explico?)

Enlaces recomendados: Premios Cine