06/12/2014

Nuno y el Valencia

En la vida hay cosas que por mucho que te las digan no las comprendes hasta que las experimentas en primera persona, y en el fútbol también pasa

06.12.2014 | 16:23

En la vida hay cosas que por mucho que te las digan no las comprendes hasta que las experimentas en primera persona, y en el fútbol también pasa. Imagino a Peter Lim el pasado verano convencido de que Joao Cancelo es un jugador útil para el Valencia de la misma manera que imagino a Nuno Espirito Santo convencido de que Filipe Augusto es un jugador útil para el Valencia. En lo que respecta al entrenador no hace falta que diga nada, ya sabemos que él ya sabe que Filipe Agusto, (ahora), no está para jugar en el Valencia, y lo sabemos porque no lo pone. La mejor manera de saber si un entrenador confía en un futbolista es hacer caso de lo que hace y no de lo que dice, y lo que hace Nuno con Filipe Augusto lo hemos visto claramente cuando no ha estado Parejo; no lo pone. En lo que respecta a Joao Cancelo y Peter Lim no sabemos qué piensa el nuevo propietario del Valencia, pero nos lo podemos imaginar. Por otra parte, no se trata de cargar las tintas contra Cancelo y Filipe Augusto, más que nada porque sería una injusticia de mal gusto, y también porque son dos jugadores con mucho potencial, lo que pasa que mañana domingo el Valencia tiene que ganar en Granada porque la temporada que viene hay que jugar sí o sí Liga de Campeones, y es en ese instante preciso cuando Nuno entiende lo que es el Valencia, cuando experimenta en primera persona la presión de tener que ganar. Ahí se olvida del Rio Ave y de Peter Lim y pone a Javi Fuego y a Barragán. Dicho todo lo anterior, quiero dejar una cosa muy clara, no tengo nada contra Nuno más allá de lo que me parece que puede hacer mejor, por eso hay que destacar las cosas buenas que hace el portugués. Se critica la gestión del vestuario y no discuto que no haya jugadores con la mosca detrás de la oreja porque no juegan, pero eso pasa en todos los equipos. Lo que no pasa en todos los equipos es un vestuario tan unido como está el del Valencia. Y eso también es culpa del entrenador.
PD: Como yo lo veo, un vestuario sano, profesional y con hambre de ser importante en el mundo del fútbol será la clave del Valencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine