06/06/2015

Todos quieren ser amigos de Lim

En el fútbol hay una cosa que está por encima de todo y son los resultados; siempre manda la pelota

07.06.2015 | 16:16

Cortito y al pie. Sin rodeos. En el Valencia hay un Manager General Deportivo que tiene que hacer el equipo y se llama Rufete. Hay un entrenador que tiene que tener voz y voto en los fichajes, es decir, en la manera de hacer el equipo, porque es quien toma las decisiones sobre qué jugadores juegan y cómo juegan. Se llama Nuno. Y hay un propietario que ficha porque le da la gana y porque le gusta. Y puede que hasta fiche porque piense que va a ganar dinero fichando. Se llama Peter Lim. Y el mencionado propietario en esto de fichar se fía de Jorge Mendes, de quien presuntamente es amigo -no lo dudo- y con quien presuntamente ha sido o es socio.

Jorge Mendes es, por otra parte, el mejor agente de fútbol del mundo. Bueno, si no es el mejor, es el más grande, porque puede haber agentes mejores pero con empresas de menor tamaño. Cuando en el mundo de los negocios, -y los representantes de futbolistas son comerciales de futbolistas, es decir, negociantes- uno llega a ser el número uno es porque es un tiburón. No se llega a ser el agente más grande del mundo siendo una monjita de la caridad dicho esto con todos los respetos y dicho así para que se entienda. No le den más vueltas. Había un director deportivo del Valencia que decía de un representante valenciano -que por otra parte es muy bueno en su profesión- que «es capaz de vender hielo en el polo norte». Pues en lo de ´vender hielo a los esquimales del polo norte´ Jorge Mendes es el mejor. Otra cosa es si el hielo vale o no vale, pero él te lo ha vendido...

Nada nuevo en el fútbol
En la historia del fútbol y del Valencia, ha habido, de toda la vida, presidentes que han fichado. Llorente fichó a un entrenador que no había entrenado a ningún equipo en su vida -Mauricio Pellegrino- y hasta hay quien dice que fue también Llorente quien fichó a Gago y a Canales del Real Madrid. Sin ir más lejos, Braulio Vázquez, cuando el Valencia tiró a Pellegrino, se plantó ante el consejo de administración del club y dijo: «Ya que seré el próximo en ir a la calle si esto fracasa, al menos dejar que sea yo quien elija al próximo entrenador». ¡Ojo! El director deportivo dijo «dejad que sea yo quien fiche al próximo entrenador». ¿Se dan cuenta? ´el fichador´ pidiendo permiso para fichar. Braulio se jugó el pescuezo cuando otros se escondían -entre ellos Llorente que había fichado al entrenador cesado-, le dejaron fichar y trajo a un tal Ernesto Valverde. Recuerdo también conversaciones con Vicente Soriano antes de ser presidente, en las que sobre la mesa disponía un once del Valencia con ´sus fichajes´ -por cierto, Soriano estaba enamorado de Mascherano cuando pocos hablaban de él-, y he hablado con presidentes del Valencia que presumían de haber fichado jugadores cuyo nombre no diré para no herir susceptibilidades. Si hasta cuentan que hubo una época en que el presidente del Valencia pedía permiso para que le dejaran hacer un fichaje? Pues si los presidentes fichan, figúrense los propietarios, y figúrense Peter Lim... Este aspecto creo que ha quedado claro, así que mejor será que avancemos.

Y así está en estos momentos el Valencia, un propietario que ficha con Jorge Mendes como asesor, socio o lo que sea, un entrenador que además es representado por Mendes, y un Manager Deportivo que tiene que hacer el equipo. Puede que no sea la estructura ideal, pero es la que hay, y en esto del fútbol la estructura importa, pero importa más que el equipo sea bueno. El Valencia vive ahora en una negociación constante que obliga a la búsqueda del equilibrio a los que toman las decisiones. De todo esto, lo realmente importante es que los que forman la estructura dichosa decidan bien, es decir, lo que importa es que el equipo que hagan la temporada que viene cumpla los objetivos que se marque. Importa que los jugadores que fichen sean buenos, o mejoren los que ya hay. Da lo mismo quién se lleva la comisión o incluso de cuánto es la comisión; querer acabar con las comisiones en el fútbol es mear contra el viento. Vivimos en un mundo capitalista donde algunos no producen nada en concreto pero ganan mucho dinero solo con la intermediación, y en eso, los agentes de futbolistas son unos magos porque quien produce los futbolistas son los clubes.

Agente y amigo de Peter
El agente no es el problema se llame como se llame, ni tampoco su comisión. Existen los agentes y existirán toda la vida, y en lo que a mí respecta, me da lo mismo quién es el agente que ha tenido la virtud de ´hacerse amigo de Peter Lim´. Otra cosa es que en un fichaje haya comisiones extrañas o situaciones raras como la de, por ejemplo, Neymar y su fichaje por el Barcelona. Pero eso es otro tema que no debe servir para tomar como muestra representativa de todo lo que pasa en el fútbol. Hay corrupción en el fútbol porque vivimos en una sociedad donde el corrupto encuentra oportunidades de ejercer de corrupto, pero insisto, eso es otra historia.

El Valencia tiene esta estructura pero la estructura no es mala porque sí, es solo una manera de trabajar. Ni más ni menos. Por ejemplo, hubo un director deportivo del Valencia que cuando quería un jugador de Brasil enviaba a un representante amigo suyo a que negociara con el club propietario del jugador y con el representante del jugador. El agente enviado por el director deportivo del Valencia cobraba del Valencia por hacer un trabajo sin tener nada que ver con el jugador que fichaba el Valencia. No es ni bueno ni malo, depende. Si en vez de ir el representante va el director deportivo, el Valencia se ahorra una comisión, pero si va el representante y no dice que va en nombre del Valencia puede sacar al jugador más barato incluso contando con la comisión que le cobra al Valencia. Repito, el problema no está en el agente y la comisión, el problema está en si el jugador es bueno o malo.

En otras palabras, los señores del Valencia, -el propietario Peter Lim y los empleados Amadeo Salvo, Rufete y Nuno-, lo que tienen que hacer es entenderse y saber llegar a un equilibrio que haga mejor al equipo cada temporada. Si para ello deben vivir en una negociación constante, que se fastidien y negocien mejor porque es lo que hay, pero lo cierto es que hasta ahora, de ese equilibrio ha nacido un equipo que ha terminado a un punto del Atlético de Madrid y que ha cumplido con los objetivos que se marcó a principio de temporada le pese a quien le pese. Cuando la cosa no funcione, será el momento de pasar factura a unos y otros, pero calma a la tropa, todavía no hemos llegado hasta ahí. Pero sí es ahí adonde quería llegar yo porque es la madre del cordeo; el Valencia ha logrado el objetivo deportivo pero se pone el acento constantemente en ´quién ficha´, y se pone tantas veces, que solo por la reiteración es evidente que lleva carga de intencionalidad. La misma intención que hay en no hablar diariamente de que se ha logrado el objetivo de la Champions. Ahora daré mi opinión; hay cosas que por mucho que te las diga tu mejor amigo, no te las crees hasta que las ves con tus propios ojos. Habrá que darle tiempo al señor Lim para que sea capaz de comprobar con quién le puede ir mejor de lo que le ha ido hasta ahora...Cuestión de tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine