05/12/2015

Demostremos a Gary de qué somos capaces

Hasta que Messi, Neymar y el fútbol me digan lo contrario, disfrutaré de un sábado por la mañana que ya no sabe agrio

07.12.2015 | 00:09

Me levantaré temprano como todos los sábados, y como todos los sábados también iré a pasear a mi perro Momo, él se pondrá pesado y yo me sentaré a escuchar música junto a la acequia de siempre, en el campo de naranjas de siempre y donde la carretera de siempre vigilando para que no haga ninguna barbaridad. Y mientras suena Malsujeto o Extremoduro, él se cansará de correr y terminará, como siempre, tumbado a mis pies mirándome para que le acaricie. Ya ven, el perro también se hace mayor.

Pero hoy me he propuesto que sea un sábado diferente aunque con las rutinas de siempre. Hoy cuando pasee junto a Momo voy a pensar que el Valencia le puede ganar al Barcelona. ¿Pasa algo? Mi perro y yo paseamos como queremos, cuando queremos y por donde queremos. Y cuando paseamos, pensamos lo que nos da la gana. Créanme, no estamos locos, que sabemos lo que queremos. Y hasta que el fútbol, Neymar o Messi me demuestren lo contrario, pasaré este sábado pensando que le podemos ganar al Barcelona. Sé que en el minuto cinco de partido alguien me puede pintar la cara porque el Barça es capaz de todo en estos momentos, pero me da lo mismo. Con Nuno de entrenador últimamente los sábados por la mañana tenían tan mal gusto, que nadie me va a quitar un sábado de ilusión como los de toda la vida. Al final creo que el fútbol se inventó sobre todo para soñar antes del partido. Y como creo que nos hemos ganado a pulso poder volver a soñar. Yo soñaré.

Hoy sueño y le aplaudo al entrenador interino del Valencia, a Voro. Su primera rueda de prensa fue de manual, para que la repasen todos los entrenadores interinos del fútbol español. La de ayer, la rueda de prensa de Voro antes de jugar contra el Barcelona, es de un tipo que tiene las ideas claras, los pies en el suelo pero que piensa en grande. ¿Por qué no? viene a decirnos Voro, y ´¿por qué no?´ tiene que decir hoy toda la afición. Los valencianistas somos gente acostumbrada a levantarse y a renacer con cada nuevo entrenador, y miremos si no lo que ha pasado esta semana. El miércoles no nos gustaba Gary Neville y el jueves después de que diera una rueda de prensa decidimos apoyarle incondicionalmente. Ahora que Mourinho se burla de él, Gary es definitivamente uno de los nuestros. Mou se cree el más listo de todos, pero no sabe que si lo que quería era ridiculizar a Neville, en realidad le ha hecho el favor de su vida porque para los aficionados del Valencia Neville puede ser un entrenador novato, «pero es mi entrenador novato y no lo toca nadie», ¿te queda claro Mou?

Y le aplaudo también a la Curva Nord por recuperar el recibimiento al autobús del Valencia cuando llegue a Mestalla; es la mejor manera de empezar ganando. Dijo el nuevo entrenador del Valencia que quiere que Mestalla tenga el ambiente intimidador que él sufrió en sus carnes cuando vino a jugar la Liga de Campeones con el Manchester United. Y yo le digo, Gary, te vas a cagar€ Vas ver de qué es capaz Mestalla cuando su equipo le necesita, y hoy, amigos, el Valencia nos necesita. Hacemos falta todos porque lo tenemos todo en contra. Bueno, hay una cosa a favor, ya no está Nuno. En otras palabras, que se acabó aquello de querer que pierda el Valencia aunque sea por una buena causa superior, se acabó aquello de tener que justificar el valencianismo de cada uno haciendo el esfuerzo de animar al equipo, y sobre todo, se acabó la división y el mal rollo. Hoy tenemos mucho que ganar y poco que perder. «Si fuera imposible cerrábamos y nos marchábamos. No hay nada imposible en el fútbol. A pesar de las bajas vamos a dar la cara, lo vamos a dar todo con el calor del público», son palabras de Voro. Y al leerlas una y otra vez me gusta pensar que ir a Mestalla hoy es una especie de acto de fe, que hay que ir para demostrar a muchos que los valencianistas son algo más que aficionados que cantaban ´Nuno vete ya´ ante la incomprensión de la españa mediática madridista. Lo escribiré con otras palabras, creo que acudir al viejo Mestalla con la ilusión de que se puede ganar al Barça es uno de los mayores actos de valencianismo que recuerdo en los últimos años, y sobre todo, es la mejor prueba de que el Valencia está vivo por más que alguno se empeñe en enterrarlo y pintarlo todo de negro. Y ya lo dice la canción, «píntalo todo de negro cuando busques una luz», y nosotros, la luz ya la tenemos.
PD LARGA: De todas las letras que estoy ´arrejuntando´ en estos momentos hay una cosa que me inquieta, me hace sentir mal, y hasta ha hecho que me replantee la posibilidad de dejar de ´arrejuntar´ más, y es que todo esto le gustará a Floripondio, a Tomás Roncero, a Caridad, a Pedrerol y al resto de la tropa. Es más, estarán encantados con que Mestalla anime al Valencia porque si el Real Meseta le recorta puntos al Barça se olvidarán de Benzema y del fax ese de las oficinas de la Cueva de Alí Babá que por lo visto pierde aceite.

Aún así, no me marcho sin recordar cómo Paco García Caridad en Radio Meseta lamentaba que se iba a sancionar al Real Meseta tirándolo de la Copa del Rey por un error administrativo sin mala intención y en cambio no se castiga «la chulería de Luis Enrique» al jugar diez minutos con diez jugadores contra el Villanobense por voluntad propia. ¡Si hasta pedía sanción para Piqué por poner unos emoticonos! Señor Caridad, ¿Luis Enrique y Piqué se han saltado alguna ley? ¿Cómo se puede pedir una sanción para Piqué por poner emoticonos en una red social y pedir que no se sancione al Real Meseta por alinear a un jugador que está sancionado? Más tarde, en Radio Meseta otra vez, salió uno diciendo que eliminar a un equipo de la Copa por alineación indebida cuando no ha habido intención de engañar es excesivo. Es curioso que cuando le pasó al Valencia o a Osasuna no lo decían. Ahora le pasa al Real Madrid y proponen una sanción económica... pues nada, la próxima vez que Cristiano Ronaldo esté sancionado que juegue y luego el Tito Floren paga la multa y aquí no pasa nada. Desconfíen de aquellos que piensan que todo se puede arreglar con dinero. Tienen un precio.

Más opiniones de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine