29/01/2016

Condenadamente empeñado en ser feliz

Hay veces que siento la necesidad de decirle a la gente que no pierda la fe; alguno me dirá loco pero me importa poco

05.02.2016 | 13:17
Condenadamente empeñado en ser feliz

Les voy a contar un secreto. El pasado miércoles me tiré al monte. Lo pensé porque me hago mayor y menos atrevido, pero me tiré al monte. En SUPER hicimos una portada valiente, de alguna manera quisimos jugar el partido. Era una portada de esas que si ganas triunfas como la coca-cola, pero si pierdes te corren a palos. Ya el jueves por la mañana no tenía excesiva prisa en llegar al curro pero la mente es poderosa, y como me acosté pensando en qué dirían los valencianistas de la portada, qué les parecería que dijeramos que Barragán y su máscara eran algo así como Leónidas contra los persas en las Termópilas, bien pronto la neurona preguntona me despertó. Acto seguido fui a las redes sociales a ver qué decía el personal... Me sentí aliviado al ver que a la gente le gustó y ahora sí, tranquilo, cerré los ojos y me acosté un ratito más. Al poco de llegar al periódico, me llamó el compañero Andrés García que estaba con el Valencia en Canarias y me dice que allí no se habla de otra cosa que de la portada, y que el entrenador al verla dijo que le gustaba y que ese precisamente era el espíritu que quería para sus jugadores en el partido. Y dime tonto o dime presuntuoso, pero durante la tarde, espoleado también por el nuevo gestor de las redes sociales del Valencia „lo que viene siendo un comunity manager„, sentí la necesidad de concienciar a la gente de que el Valencia iba a pasar a semifinales de la Copa del Rey. Pensé que era el momento de echarse al monte de nuevo y tratar de disfrutar aunque fuera un rato de la posibilidad de estar en semifinales. Lo mismo no convencí a nadie, „o probablemente el mundo pasaba olímpicamente de mí„, pero fui feliz durante unas horas al tiempo que evitaba los nervios previos al partido. Lo que vino después, lo conocen de sobra. Por cierto, que sepan que cuando termine de escribir esto, subiré al coche y cantaré aquello de «¡hoy va a ser la noche de que te hablé...!». PD: Barragán se operó el lunes de la fractura nasal y ayer jugó con dolor, con máscara pero con dolor. Repito, el Valencia superará la crisis con ejemplos como el suyo.

Lea más opiniones de Carlos Bosch, aquí

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine