08/02/2016

Gary, o te cantan a ti, o le cantarán a Peter Lim

Neville no es el principal culpable, pero llegó como solución y no lo es, lo que lo convierte en parte del problema

10.02.2016 | 00:07

Decía Albelda el otro día que si Neville todavía sigue de entrenador del Valencia es porque no siente o no sabe qué es este equipo. Y no se me ocurre mejor forma de explicarlo. Si este hombre fuera consciente de lo que está haciendo sufrir a la gente, se habría marchado ya a su casa. Hasta hace poco pensaba que Gary no era el principal culpable -y lo sigo pensando- pero que tampoco es la solución, pero pasa que cuando uno llega para solucionar un problema y es incapaz de solucionarlo, si no se marcha, termina siendo parte del problema o el problema en sí mismo. Neville insiste en quedarse porque Mestalla todavía no le ha dicho que se marche, o eso dijo tras perder ante el Sporting, pues quédate tranquilo Gary, que lo vas a escuchar en castellano, valenciano, inglés y hasta el latín si hace falta. Y no porque yo lo pida, lo pides tú... Dicho esto, vamos con los futbolistas. Negredo es un ´ex´, y con esto quiero decir un ´ex futbolista´. Zahibo no tiene nivel, André Gomes tiene muchas facultades pero se ha subido a la parra y hace la guerra por su cuenta hasta el punto que piensa más en él que en el equipo. Mustafi está hasta las narices y quiere marcharse, y todo lo que sea comparar a Abdennour con Otamendi es una broma de mal gusto, casi tanto como elegir a Siqueira como titular por delante de Gayà. Barragán solo vale para el Valencia si está en su mejor nivel, y ojo, en defensa. En ataque no vale de ninguna de las maneras. Parejo no se esconde pero conforme se empina la carretera me temo que menos vale para la causa. Mola mucho ver galopar a Rodrigo pero no marca un gol ni por error, y Santi Mina está más verde que la bajoqueta que tuve que comprar de urgencia el otro día para hacer la paella. Llegados a este punto, veo unas palabras de Ayala, ese que se fue al Villarreal y quiso irse al Real Meseta, pero que cada vez que vistió la camiseta del Valencia honró el escudo y se dejó los melones en cada partido: «Solo quería ver la rebeldía de alguien a quien hace unos días le dieron un terrible cachetazo futbolístico». Él también se quedó con las ganas...

Más opiniones de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine