30/04/2016

Malos y peores momentos

Una cosa es felicitar al Villarreal porque es de justicia, y otra hacer el canelo y dejar que se lleven los tres puntos. No confundamos las cosas...

03.05.2016 | 10:26

Siempre he pensado que con el FC Valors y el Real Meseta funciona la teoría de los vasos comunicantes. Viene a ser algo así como que cuando a uno las cosas le van bien, al otro le van mal. Es matemática pura porque cada cosa que hacen uno y otro la hacen mirándose de reojo. Hace unas semanas escribí que el fútbol nos dio a los valencianistas un puñetazo en los morros al mostrarnos la cruda realidad ante nuestras narices en forma de sorteo de semifinales de Europa League y Liga de Campeones mientras nosotros no teníamos otra cosa que hacer que rascarnos la barriga, y hoy cuando escribo esto siento la misma sensación que entonces, por no decir que incluso es peor. Todo empezó el jueves por a noche. Fue muy duro, lo admito. Pero no fue duro por mí, fue duro porque en redes sociales hasta llegué a sentir algo que si no fue lástima, se parecía mucho. Puede que la palabra ´lástima´ sea un poco exagerada para el caso, sobre todo porque una de las cosas que tiene tuiter es que todo lo multiplica y amplifica, lo que no significa que no se pueda extraer una conclusión acertada y cercana a la realidad, pero en cualquier caso, si no fue lástima lo que sentí el jueves por la noche, insisto en que se parecía mucho. Pues eso, que después de que Atlético de Madrid le ganara al Bayern la noche anterior, y después de que el Sevilla y el Villarreal dieran un paso adelante y firme para estar en la final de la Europa League de Basilea, vi a los valencianistas casi hundidos. Estaban derrotados. Me dolió. Y me di cuenta de que para con el Sevilla y el Villarreal, a los valencianistas ahora nos funciona la teoría de los vasos comunicantes, es decir, los malos momentos del Valencia son todavía peores cuando los ves a ellos tan cerca de una final europea. ¡Te come por dentro! Por ello le doy la razón a Pako Ayestaran, este domingo en Mestalla hay mucho en juego, y se llama honra de ser del Valencia. Felicitar al Villarreal es de justicia, pero que te pinten la cara en casa es otra cosa. Y eso, solo lo pueden remediar los futbolistas del Valencia, esos que ahora admiten cosas que antes negaban... Por favor, evitadle otro mal trago a la gente y ganad.

PD: Lo escribí hace unas semanas y lo repito hoy. Por mucho que duela fruto de la teoría esta de los vasos comunicantes, si el fútbol entiende de justicia, más pronto que tarde el Villarreal debería rascar un título. Eso sí, este domingo en Mestalla, 3-0 de toda la vida...

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine