15/02/17

Unidos por una vez, ¡quién lo iba a decir...!

No puedo evitar tener la sensación de que aquí, los únicos que tienen un plan son los valencianistas

15.02.2017 | 17:44
Unidos por una vez, ¡quién lo iba a decir...!

Lo que van a leer a continuación lo voy a escribir con toda la sinceridad que soy capaz de expresar en estos momentos. Quien me crea bien, y quien no, intentaré ser más convicente en el futuro. Me da igual quién entre en el Valencia si es que va a entrar alguien. Y me da igual quien designe Meriton para dirigir el club en lo deportivo. Me interesa más que tenga autonomía para decidir porque creo que es el único camino hacia la recuperación deportiva. Y me importa que si Lim da un paso al costado y vende o se marcha o lo que sea, que quien entre lleve al Valencia a donde se merece.

Ya no creo en Peter Lim y he sido de los que se lo ha creído bastante. Quien quiera echármelo en cara está en su derecho pero una cosa es cambiar de opinión de manera sincera y otra cambiar de opinión por el interés. Parece lo mismo pero no es, la diferencia está en ser honesto o no, la diferncia está en contarle mentiras intencionadamente a quien sea que esté al otro lado. Ya no creo en Peter Lim porque se lo ha ganado a pulso aunque obviamente tiene la oportunidad de convencerme de nuevo. Si hoy anuncia que ha fichado a Pepito de Museros como director deportivo, trataré de no molestar ni tocarle las narices.¿Y la afición? Está en su derecho de manifestarse si es que considera que debe hacerlo, es más, soy de los que piensa que no se deben parar las protestas paridas desde el corazón y el cariño porque precisamente ahí es donde radica su poder y sobre todo su gran verdad.

El valencianismo ya ha demostrado ser lo suficientemente inteligente para saber diferenciar entre animar al equipo porque lo necesita -y por encima de unos jugadores que posiblemente no lo merecen porque han demostrado que funcionan a impulsos-, y protestar al mismo tiempo por la mala gestión. Amadeo Salvo ha sacado la patita y como Moisés en el éxodo, ha separado las aguas. Me da igual si es Salvo o si es Salva, porque sea el que sea, el director deportivo de Meriton o el nuevo director general o el nuevo dueño, lo que tiene que hacer es tender puentes. Lo que yo pienso de Salvo y Rufete lo sabes de sobra tú que me estás leyendo, pero solo es mi opinión y por cierto no ha cambiado. Ahora creo que el Valencia -que no es lo mismo que Meriton- necesita ayuda, y al mismo tiempo no puedo evitar tener la sensación de que los únicos que tienen un plan son los aficionados. Unidos por una vez. ¡Quién lo iba a decir...!

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine