Una carta para... valencianistas estresados

Yo también sé regalar a Enzo Pérez

Me gusta que se haga caso a Marcelino, pero para vender al argentino a ese precio no nos hace falta Alemany...

05.07.2017 | 11:51
Yo también sé regalar a Enzo Pérez

Supongo que el Valencia prefiere que se diga que no le gusta Albiol a que se diga que no tiene seis millones de euros para fichar a Albiol. Esa y no otra ha de ser la causa por la que los dirigentes del club de Mestalla afirman tajantemente que no ha habido nada con el defensa de Vilamarxant a pesar de que esta semana el director general del Valencia, Mateu Alemany ha hablado varias veces con el agente de Albiol, Manuel García Quilón.

Soy de los que habría fichado sin dudarlo a Albiol por seis millones de euros pero creo que no se acaba el mundo si no viene al Valencia. De este tema, lo que me preocupa no es que se escape este futbolista que por otra parte habría dado rendimiento inmediato y es lo que necesita el Valencia y lo que quiere Marcelino, de este tema me preocupa que el Valencia no tenga esos seis millones de euros en caja... Eso es lo verdaderamente preocupante. La gente te dice "Carlos, ¿para qué queremos un millonario al frente del Valencia si no podemos pagar seis millones por Albiol?" y no te queda más remedio que callarte y darles la razón porque la tienen.

Regalos

El Valencia regala a Enzo Pérez y Mateu Alemany no da ninguna explicación. Pero lo peor de que se tiren a la basura veinte millones es que todavía quieren que les aplaudamos. Ya sé que dicen en mi pueblo que "mes val perdre que mes perdre" pero si el argumento es que desde el punto de vista financiero no hay otra manera de limpiar la plantilla que asumir este tipo de pérdidas económicas, lo que nos están diciendo es que el gestor no es tan fiero como lo pintaban, porque para regalar a Enzo Pérez y meterlo en las pérdidas de la temporada pasada no hace falta traer a Mateu Alemany, eso sé hacerlo yo, él se supone que ha venido para vender mejor y fichar más barato.

¿Es un síntoma de debilidad del Valencia como entidad? Evidentemente sí, el Valencia es ahora todo lo débil que le obliga su economía. Lo bueno que tiene el adiós de Enzo Pérez es que se cumple con la voluntad de Marcelino, que es en estos momentos lo más importante para el proyecto; manda él y se hace lo que él pida porque es el clavo ardiendo al que nos agarramos con la esperanza de que haga un equipo competitivo. El fichaje de Enzo ha resultado un fracaso sonado pero no queda otra que mirar adelante.

Deportivamente el futbolista ha aportado raza en el terreno de juego y en partidos complicados, hasta el punto que ha habido momentos en que me ha dado la sensación de que ha tenido que correr y dar patadas por otros, pero poco más, quiero decir que lo que es jugar a fútbol más bien poco. En el Valencia, Enzo ha dejado claro que no es un 6 porque no le da una salida limpia al balón desde atrás, al contrario, la embarullaba y se limitaba a ganar metros hasta caer en falta al más puro estilo del fútbol americano, pero durante esta última temporada era lo mejor que había en la plantilla para jugar de 6, y valga esto como prueba y causa de la mala temporada que ha hecho el equipo. Y no servía para tareas más ofensivas porque no es lo suficientemente fino en los metros finales, donde siempre le faltaba precisión.

Como futbolista fuera del campo no lo conozco y me limito a interpretar que Marcelino ha pedido a toda costa no tenerlo en el equipo cuando empiecen los entrenamientos, y ahí, está claro que algo ha tenido que ver la opinión de Voro. Por otra parte, eso de que no ha llevado o representado bien al Valencia llevando el brazalete es relativo, lo cierto es que no me salen muchos que puedan haberlo llevado mejor que Enzo Pérez. Si acaso Gayà. El resto, lo mismo me da que me da lo mismo. Al menos el argentino plantaba la bandera en el campo...

Vivir cara al culo

Otra cosa es qué dice el nuevo capitán del Barco de Colegas, el rey del chantaje en la ciudad, el abanderado de la propaganda de un Valencia que no puede pagar los seis millones de euros que vale Albiol, pero que él defiende porque el nuevo presidente le susurra cosas al oído. Se equivocan quienes creen que el principal valor de un periodista está en su credibilidad, está en su honradez. Para ser buen periodista es imprescindible ser buena persona, se pueden conseguir noticias utilizando el chantaje y la amenaza, y eso te puede dar credibilidad el día que aciertas, pero no te hace buen periodista.

No es buen periodista quien ataca hasta la saciedad al Valencia porque no le cuenta noticias, y lo ataca a pesar de que tiene un proyecto bonito, y al tiempo, después de mucho acosar, cambia y defiende al Valencia porque el nuevo presidente traga con el chantaje, y lo defiende a pesar de que sabe perfectamente que el proyecto es de todo menos bonito. Eso no es ser buen periodista, eso es otra cosa. El tipo en cuestión vive cara al culo porque su ego le impide ver más allá de su nariz, y es tan simple, que un día sacó pecho frente al mundo insultando a otros periodistas por dar una noticia que él negaba... y al poco se cumplió. Murthy, acuérdate de esto que te digo, te comerá el monstruo que alimentas.

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine