17 de mayo de 2018
17.05.2018
17/05/2018

La evolución de las especies y los canteranos

No quiero decir nombres porque se trata de niños, en este caso canteranos, y no es justo hablar de ellos como si fueran profesionales porque podemos provocar reacciones entre el aficionado

18.05.2018 | 12:00
La evolución de las especies y los canteranos

No quiero decir nombres porque se trata de niños, en este caso canteranos, y no es justo hablar de ellos como si fueran profesionales porque podemos provocar reacciones entre el aficionado que serían más propias para los jugadores del primer equipo. Voy a escribir sobre el plan de cantera del Valencia con la intención de matizar algunas cosas que me temo no terminan de entenderse, y digo esto con todo el respeto del mundo, que no me creo más listo que nadie. Si acaso, más bajito que la mayoría. Todo viene a cuento de la posibilidad de que el Valencia no le ofrezca un contrato a un futbolista de su cantera que sí le ofrecen otros clubes muy poderosos en lo económico. Hasta que un jugador cumple 16 años, por ley, los clubes no le pueden hacer un contrato y blindarlo, y eso significa que se pueden ir antes de los 16 pagando una cantidad por derechos de formación que se puede considerar módica.

Pues bien, dado el plan que tienen Pablo Longoria y Mateu Alemany, si a un jugador que está a punto de cumplir los 16 no le ofrecen el contrato que sí le han ofrecido a otros, es porque no lo ven desde el punto de vista deportivo. No le den más vueltas. No se trata de que se hayan sentado precedentes con unos y no se quiera hacer ahora con otros, el plan es que se apuesta por aquellos en los que se confía. Esa es la línea de trabajo. Llámala capitalista si quieres, porque es casi mercantilista con los buenos y como la evolución de las especies de Charles Darwin, es cruel con los que no valen y hasta los condena casi a la extinción, pero es un plan. El tiempo dirá si aciertan con su plan, cuya clave está precisamente en acertar con los futbolistas que se consideran 'aptos', parafraseando de nuevo a Darwin.

Por otra parte, convendría revisar el concepto 'precedentes', porque de manera implícita lleva pegado el adjetivo 'malos' precedentes. Pero, ¿qué es sentar un precedente? Voy a ser muy exagerado, ¿sentó un precedente el Barça cuando le pagó una millonada al año a Leo Messi? No son precedentes ni tampoco son buenos o malos, son apuestas. Esto es como lo del primer equipo, Zaza estaría siempre en mi 'Valencia' pero Marcelino, que es quien decide, y prefiere, por ejemplo, a Iago Aspas? Será dentro de un año cuando toque decir si el cambio de Zaza por otro punta ha sido para bien o para mal, pero decide Marcelino. Pues con la cantera lo mismo, pero a largo plazo. Como yo lo veo, lo bueno es que el Valencia tiene una idea clara.

PD: En la teoría todos los planes son buenos, en la práctica solo son buenos los que se aplican bien. A mí me gusta el plan.

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine