MANU BADENES

Sobremesa en Bilbao

El Valencia es un huevo Kinder, nunca sabes qué sorpresa va a salir

04.10.2015 | 14:18

Hay semanas en las que llega el martes, así, a lo tonto, y decides que ese día ni te casas ni te embarcas. Que lo que toca es ir al bar a tomar una pinta de cerveza y ver la Champions League. Si esa semana pertenece a un año en el que esa bendita competición la juega tu equipo del alma, mejor que mejor, porque tiene un sentido que estés allí viendo un partido de fútbol. ¡Cuántos lances de equipos ajenos nos hemos comido entre semana, en esas temporadas que ni fu ni fa! Y cuando se juntan los astros y encima tu equipo gana a domicilio, la cerveza sabe mejor y esa semana se pasa en un suspiro. Eso sí, el suspiro más profundo de la semana lo lanzaste cuando el árbitro pitó el final contra el Olympique. Porque lo del Valencia CF en Lyon tuvo más suspense que un capítulo suelto de Breaking Bad. Está claro que esta temporada va a ser una prueba cardiovascular semanal.

Renovación
En Lyon defendió el escudo la mercantil Jaume & Feghouli, SL. Y digo sociedad limitada porque ambos destacan para bien en un entorno caracterizado por la irregularidad. Ahora mismo el Valencia CF es un huevo Kinder. Nunca sabes qué sorpresa va a salir. El partido está loco, loco, loco, y los postes y las intervenciones de los guardametas son los auténticos protagonistas. Los partidos son una vorágine en la que puede pasar de todo. Eso, digan lo que digan, es demérito de los entrenadores. Dicen que el partido de la táctica perfecta sería el que acaba 0-0 y sin ocasiones. Pero esta vez apareció Feghouli, sacó a la bestia que lleva dentro y marcó un zapatazo en suelo francés. No sé a qué se debe el enquiste de su renovación, pero después de las locuras que hemos visto estos años entre fichajes, salarios y finiquitos, tampoco conviene ponernos exquisitos. Cuando él quiere, puede ser el jugador top del equipo.

Bilbao
Estamos vivos en la competición madre, y esta tarde pisamos Bilbao. El equipo vasco está en horas bajas, aunque nunca te puedes fiar. Son competitivos, Valverde nos tendrá ganas y Aduriz tampoco se quedará corto. En una edad en la que muchos se han jubilado, él se ha transformado en un killer. Sus formas ya me apasionaban cuando jugaba en el Valencia CF. Ciertamente me sentía solo en mi devoción, porque en aquella época Soldado estaba muy fuerte y el sentiment popular se inclinaba por el de casa. Pero también es cierto que en el sistema de Emery era habitual jugar con un solo punta, lo que restaba brillo a las alineaciones. Cada vez que salía al campo, Aritz tenía la elegancia de un cisne en sus desmarques. Se intuía un jugadorazo pero tuvo pocos minutos. No fuimos especialmente pacientes, pero es lo que tiene este club. Sus urgencias devoran el entorno. Es difícil triunfar aquí, incluso aunque no hagas nada mal. Total, que lo malvendimos.

Equipo
Nosotros sacaremos a Negredo, que se perfila como titularísimo. Sigue sin estar mejor que Alcácer, pero está claro que en este equipo muchas veces juegan nombres, antes que hombres. El valenciano tendrá que esperar sin desesperar. Aún así, mi fe reside en el tridente André Gomes, Parejo y Javi Fuego. Yo, qué quieren que les diga, creo que si la pelotita no llega al borde del área rival, es difícil crear ocasiones, aunque jugara Kempes. Y por encima de todo, que el árbitro no participe de rojiblanco. El año pasado nos frieron con un gol ilegal del mencionado arriba. Fue un escándalo y hay que mirar el partido con lupa. Abdennour se ha roto, probablemente porque ha estado tiempo fuera de juego (desde mayo sin competir). Una sobrecarga no es preocupante, pero sí lo es que la baja se une a las de Gayà y Enzo, ahora que encontraba su sitio. En fin, vamos con algodones y el choque va a ser duro, así que esperemos no sumar bajas. La clave es marcar pronto. Así está demostrado que sufrimos menos.

Kempes
Hablando del Matador, TVE ha confeccionado una trilogía especial de cuatro horas y media nada menos en ´Conexión Vintage´. Eso te demuestra la verdadera dimensión de este símbolo fuera de nuestras murallas. Últimamente hemos estado muy pendientes de si ha dicho esto, lo otro o lo de más allá. En realidad, él se siente un alma libre y está en otra dimensión. Lo ve todo un poco en modo ´Interstellar´, desde arriba. Más allá de la inconveniencia o inoportunidad de sus palabras, él es nuestro icono. Hace tiempo que propuse desde aquí una estatua gigante en la puerta cero, como Bill Shankly la tiene en Anfield, o Charlton, Best y Law en Old Trafford. Y un par más, de Puchades o de Claramunt, por otros puntos estratégicos del entorno. Los estadios son los templos del siglo XXI y los aficionados peregrinan hasta ellos. ¡Marketing, marketing!

Packs
Pero ahora no es el momento, que bastante tiene Lay Hoon con lidiar con la ampliación de capital, la denuncia de Marea Valencianista, la respuesta de Peter Lim, los silbidos a Nuno Espirito Santo o la política errónea de los packs de la Champions League. Al menos hemos conseguido escuchar a la dirección. Lo de poder sacar dos entradas extras por pase a ocho ´pavos´ en cualquier lugar del estadio es una iniciativa desesperada. La política de precios ha sido como poner a cargar la batería de silbidos, y que al menor error se emitan con altavoz. Sobre todo porque hace sentirse más tonto que Abundio al que se sacó el pack. Nunca vino más ad hoc el refrán: «¡A pagar-ho, poca roba!».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine