MANOLO MONTALT

La prueba de fuego llega el domingo

Los dos últimos rivales no han sido nada del otro mundo, no nos engañemos. Si el equipo da la cara en la cancha rojiblanca empezaré a creer en la mejoría del equipo

23.10.2015 | 02:30

No escarmentamos, Salvatore. Y luego vienen los lloros y el rechinar de dientes. Es tan cierto que el Valencia ha sumado sus partidos por victorias tras la vuelta por el parón de selecciones, como que hay un sifín de matices en los que detenerse.

¿Que el equipo ha mejorado? Hombre, empeorar hubiera sido alarmante. ¿Que se vislumbran mejores aportaciones en el aspecto individual? Hombre, sí. La verdad es que André Gomes está cada día más imponente, que Aderllán Santos parece que coge el sitio en el centro de la defensa, que Cancelo sigue creciendo a cada partido que pasa y que lo de Jaume Domènech es la confirmación poco a poco de que parece que el chaval se lo va a poner en chino al resto de porteros cuando se recuperen.

Pero, ¿ha mejorado el Valencia CF o ha encontrado rivales de poca entidad? Sin descartar un porcentaje de lo primero -y ahora me explicaré- creo que lo segundo explica de una manera más sensata las dos últimas victorias. Vayamos por partes.
Sobre la mejoría, yo pienso que el equipo defiende con menos miedo a las ausencias, es decir, defiende mejor. No lo hace con el culo tan metido en la portería. Mustafi sigue siendo el líder, Cancelo se ha hecho dueño de la banda derecha, Gayà ha vuelto en forma y Santos parece cumplir ahí atrás en los partidos que le hemos visto hasta ahora.

La realidad es que, ante el Málaga y el Gent, al Valencia le hicieron pocas oportunidades de gol. En contraposición con partidos como Gijón, Cornellà, Lyon o Bilbao, Jaume tuvo que intervernir de manera sobresaliente pero una sola vez por partido, la del penalti ante el Málaga y un lanzamiento a bocajarro de los belgas. Quitando de esas dos acciones puntuales, vivó bastante cómodo en la portería el de Almenara.
El problema es que, a partir de ahí, sigo sin ver al equipo. Más allá del momento estratosférico de André y de un partido -tácticamente hablando- bueno de Alcácer y los habituales destellos de Feghoulí, al equipo aún le falta mucho recorrido.

Los dos últimos rivales no han sido nada del otro mundo, no nos engañemos. Pregúntate a qué jugador del Málaga o del Gent -excepción hecha del delantero Depoitre- ficharías para jugan en el Valencia CF, Salva. No te apures, con los dedos de una mano tienes más que suficiente para enumerarlos. Lo del Calderón del domingo será otra cosa. Si el equipo da la cara en la cancha rojiblanca empezaré a creer en la mejoría del equipo. Mientras tanto, la vida -y el Valencia- me han enseñado a ser cauto.


Más opiniones de colaboradores pinchando aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine