MANU BADENES

El tiempo es oro

Digamos las verdades, el proyecto de Champions ha fracasado

13.12.2015 | 14:48
El tiempo es oro

El cine ha hecho mucho daño al amor. Nos han vendido el romance de Pretty Woman, o sea, de la prostituta y el ricachón, como si fuera la Cenicienta. Ese cuento en el Barrio Chino me da a mí que no pasa. Pero después del empanamiento queda el amor verdadero. El que requiere compromiso y crítica con lo que hay....y con lo que no hay. ¿Amamos al Valencia? ¿Sí? Pues digámoslo: el proyecto Champions ha fracasado. Nos hemos pegado una castaña monumental. Nos ha costado Dios y ayuda entrar y hemos salido de la manera más terrorífica posible. Ya empezó mal la cosa con la salida del Salvo team, con el precio de los packs y con la distracción de la Previa sobre el inicio de Liga. Olía a chamuscado desde julio. Pero lo de no ganarle ni al apuntador y perder a doble partido contra todos ha sido el acabose.

Pañolada
Hablamos de que Mestalla sea un fortín pero a día de hoy es un colador. Con gran dolor, hay que ser sinceros y decir las verdades del barquero. El día de la Junta era el momento, pero habló Layhoon y subió el pan. Hay que reconocerle la capacidad de soltar titulares con pasmosa facilidad, sin que ello vaya unido necesariamente al escándalo. A saber, habló de que ya no estamos en guerra. Normal. Es imposible, porque no hay rival. This is Meriton Place. Pero ellos también saben que contra la pañolada masiva no se puede luchar. Y la pañolada acecha, además de por los resultados deportivos lamentables, porque es invierno y llegan los mocos. Y todos llevamos al menos un cleenex en el bolsillo. Ya nadie puede ostentar el cargo de califa -presidente- en lugar del califa. Es difícil que haya guerra. Pero lo que todo el mundo necesita es unión.

Factor Salvo
Layhoon manifestó que se les acusa de falta de sentiment blanquinegre. Tiene razón cuando defiende que lleva 24 meses en el proyecto, 12 en el Consejo y 12 peleándose con Bankia. ¡Eso debería convalidar lo menos 15 años de socio! Los socios le dieron la solución: valencianizar al club. Hay un dicho en esta tierra: «De los tuyos maldecir pero no maloír». Se habló de Salvo y él mismo no niega la mayor. En realidad, sea quien sea, valenciano o no, lo relevante es que la dirección deportiva tenga lógica. Que la política deportiva no sea tan errática. Si se ganaran títulos, a Layhoon la interrumpiríamos con aplausos siete veces en cada Junta, como al Ministro de Exteriores francés, Fabius, en la Cumbre del Clima, e incluso la haríamos Fallera Mayor.

Años
El problema es de plazos. Meriton quiere fomentar la cantera y formar un equipo competitivo a largo plazo. Pero el fútbol es hoy, aquí y ahora. Alguien debería haber dicho antes que este club tiene sed de títulos. ¡Que la vida son dos días! Pasa volando y cuando nos descuidamos nos dan quince años sin oler los laureles. ¿Solución? Una de cal y una de arena. Ni estipendio ni juveniles. Integrar a los jóvenes pero sin renunciar a la competitividad inmediata. Y eso reside en los galones de la plantilla. No basta con fichar a ciegas a la chavalada manejada por Mendes. Hay que fichar algún crack, por mucho que nos digan que están caros. Nos ha ´fastidiao´. ¡Claro que están caros! Pero es que por el precio de dos juveniles de la factoría Mendes compramos un crack de verdad. ¡Que tampoco hemos comprado a precio de bazar! Por lo demás, la ampliación del capital supone compromiso y permanencia. Gracias, porque ´titos´ son amores y no buenas razones.

Acto de fe
Cuando me piden confianza en casos de zozobra digo: «No, si yo confío, pero no me fío». Ahora bien, Meriton ha hecho la apuesta del siglo e inyectar ese capital nos invita a asumir que van en serio. Nadie quiere más que la pizza esté buena que el cocinero que encima se la va a comer. Layhoon tiene karma, clase, power y oratoria. Y las ideas claras. Para las mentes Excel que ahora llevan las riendas debe de ser kafkiano analizar las cuentas pasadas. Cuando vean arder las fallas se darán cuenta de nuestro carácter. ¡Aquí lo quemamos todo! Con estos gestores no vamos a vivir la casa de Tócame Roque. Pero insisto, además de gestión económica hace falta criterio deportivo. Entregarle el equipo a Gary Neville, novato en estas lides, es pedirnos un acto de fe. Y se lo vamos a dar, ¿eh? Porque Layhoon, convence y sabe llevar las riendas. Y porque, en el fondo, estamos enamorados de nuestro club.

Premier team
Los fans del fútbol inglés conocemos la trayectoria como jugador de Gary Neville y le vemos un tipo capacitado. Lo que nos falta es el bien más preciado de la humanidad en este siglo: ¡tiempo! No tenemos tiempo para probaturas, ajustes, cambios de sistema, prueba-error. Hay que ser pacientes, sí. Pero la paciencia requiere tiempo, y la inexperiencia más. Y hoy ya estamos en Eibar. ¡Un entorno muy inglés, por otra parte! Por eso vaticino un 0-3.Para redimirnos. ¿Cómo ganar tiempo? Con una dirección deportiva que entienda la idiosincrasia del club. Eso, combinado con Neville y Angulo -yo soy muy de Angulo, el jugador más laureado del club- puede hacer del Valencia el equipo Premier de La Liga. La verdad, dicho así suena electrizante.


Aquí más opiniones de colaboradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine