20/06/2016

Nuestro hombre en La Habana

Se me ha antojado Diawara, necesitamos mordicente y mala leche

21.06.2016 | 00:28

Del mismo modo que los perros se purgan cada cierto tiempo comiendo yerba del jardín en lugar de las bolitas, recomiendo fehacientemente llevar a cabo una limpieza mental del fútbol para poder descansar del exceso de disgustos. Por mi parte, y aprovechando que estoy de vacaciones (ya saben, los artistas curramos cuando ustedes descansan, y el viceversa solo cuando el negocio nos lo permite, que no es siempre, así que este año me ha tocado por fin) me he escapado a Cuba. No les quepa duda de que el único motivo ha sido desconectar del fútbol en una tierra ligada al béisbol. Estoy siendo un santo. Se trata de una purga mental. He huido de la Eurocopa, y eso en Europa era imposible.. Nada más. ¡Lo del ron, el jazz y las bellas habaneras sólo es parte de la estrategia, una tapadera!

Bucle
Yo venía con la intención de ser su enlace con la realidad alternativa, su persona de contacto del no-fútbol aquí. Pero ha resultado misión imposible. La Eurocopa está en todos lados. A todas horas. En cualquier bar. La Copa América también, por supuesto. Nuestra última colonia ha sucumbido al imperialismo del balompié. A fuerza de bajar sus niveles de calidad en el béisbol y de la fuga de sus estrellas, no han tenido más remedio que sucumbir a (sí, lamento escribirlo) Cristiano y Messi. Los chavales llevan sus camisetas en los partidos que juegan por las calles entre Buicks y Chevrolets del 56. Es como un bucle espacio-temporal. Uno pensaría que no solo es un viaje en el espacio, sino también en el tiempo, salvo por la excepción de que puedo ver el gol de Piqué con España repetido unas treinta veces al día.

Comentaristas
Fíjense si la cosa ha cambiado que el otro día vi el partido EEUU- Ecuador en un bar charlando con los camareros. Y ojo, se retransmitió con himnos incluidos... ¡Y con los locutores callados mientras tanto! Eso en España sería inaudito. No lo de los himnos, que también porque la publicidad se los come muchas veces, sino lo de que los locutores se callen. Hay mucho sabio Gedeón dando la chapa allende por esas cadenas de Dios.. La purga, más que para fútbol, sirve sobre todo para los ultras insertados en programas de debate fútboleros. Oír hablar de fútbol (es decir, solo de lo que pasa en el campo y no en la peluquería o en el anuncio de lo que sea) es un alivio para las meninges.

Noticias
Lo del wifi ya es más difícil. Intento conectar cuando paso por una de las escasas docenas de esquinas con wifi público para leer las noticias de SUPER. ¡Sí, ya sé que dije que venía a desconectar! Pero si tengo que encontrarme el remate de Bale en el Inglaterra-Gales hasta en la sopa necesito saber que Feghouli se ha largado ya y que Kostic está al caer. Vamos, que hasta a lo mejor ha pasado revisión. Lo contrario, no curiosear, sería peor que quedarme en España. Por cierto: parece, si la conexión no me falla, que el argelino dijo que tenía la conciencia muy tranquila. Como dice el axioma jurídico, excusatio non petita, acusatio manifesta. ¡Qué manía con hablar cuando uno se va! La inmensa mayoría de los problemas en el mundo derivan de una falta de comunicación. Hay que hablar cuando uno está para poder arreglar los entuertos. Ahora, ¡suerte en la vida!

Trincheras
Todos sabemos que hay muchos jugadores que tienen mucho fútbol en las piernas pero menos en la cabeza. De esos ya hemos visto muchos aquí. A mí el que se me ha antojado es Diawara. Necesitamos electricidad, mordiente. carácter, mala leche. Sed. Con respecto a Vietto no lo tengo tan claro. En el Villarreal se salió pero en el Atlético por lo que vimos fue la sombra del suplente. Si tenemos que quedárnoslo estaría bien que fuera una apuesta no sólo del Valencia CF, sino del propio jugador. Y para ello agradeceríamos un esfuerzo, porque al parecer no tenemos liquidez. Si es que siempre estamos igual. De aquí no quiere salir nadie de los que necesitamos que salgan para hacer caja y se atrincheran, mientras los potencialmente grandes vuelan del nido.

España gana
En un bar de carretera pude echar un ojo al España-Turquía. Yo no sé si era el calor, el cordero con yuca, la humedad, pero me quedé frito en la silla cara a la tele. También es muy posible que se debiera a ese ´tikitaka´ que nos hace imbatibles. Iniesta, Silva, Busquets y el Nolito ahora mantienen ese nivel de técnica superlativa que adormece al rival hasta que decide tirar la toalla y dar el partido por perdido a falta de treinta minutos. Como te descuides ganará Italia, o incluso Alemania, aburrida y defenestrada, con nuestro revalorizado Mustafi ya sea jugando de central o de lateral. Por favor, petición al respecto: en el caso del central, ¡dejen entrar antes de salir!

Jet-lag
Por mi parte, corto y cierro. Voy a darme un paseo a ver si de aquí a que regrese pasa algo. Y aviso que estoy al caer, porque lo bueno dura menos que poco y ha sido más fugaz que una estrella. Que una estrella mundial en nuestro club en los últimos tiempos, digo. De hecho, mientras me leen ya habré aterrizado. Para cuando pase el jet-lag espero que ya tengamos un fichaje, ¡al menos uno! Y que sea de alguien que nos suene, por caridad. Visto con objetividad, me he escapado en el único periodo del año en el que la posibilidad de cambios es mínima. A mí la pretemporada me pillará arremangado, currando. Del inicio de Liga, ni les cuento. Si les pilla en bañador en un renuncio en cualquier lugar de asueto vacacional, no se preocupen. Para eso está el SUPER. ¡Amunt, que ya queda menos!

Más artículos de opinión de Manu Badenes, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine