Como a Sarti en Grand Prix

Fernando Alonso sufre otro fin de semana decepcionante

04.07.2016 | 23:09
Como a Sarti en Grand Prix

Monza, 1966. Es sábado y el piloto francés Jean-Pierre Sarti se desespera en los boxes porque su monoplaza sigue en la fábrica y no llega a tiempo al circuito. El coche no aparece hasta última hora para disputar los entrenamientos. Su jefe de mecánicos solo se puede encoger de hombros. Sarti es subcampeón del mundo y se encuentra cerca ya del final de su carrera deportiva. Su jefe de equipo, Il Commendatore, le quiere dejar claro quién manda en el equipo y mina la moral del bicampeón con esta sucia maniobra...

Spielberg, 2016. Es sábado y Fernando y Alonso pelea por entrar en la Q3 con su monoplaza. Los mecánicos levantan las mantas de sus neumáticos. Los ojos de Fernando se abren como platos: le han calzado unas gomas usadas que le van a hacer imposible lograr un tiempo para disputar la última parte de la crono. Al final del día su compañero Button logra un inesperada tercera plaza en parrilla: el mejor resultado del McLaren-Honda hasta ahora. El asturiano no se explica el porqué y se debe conformar con la decimocuarta plaza.

Son dos historias parecidas, pero con algunas notables diferencias. La primera es la ficción que el director John Frankenheimer filmó para deleite de aficionados al cine y las carreras. La segunda es una triste realidad con solo unas horas de historia. La gran diferencia es que afortunadamente Fernando Alonso sigue vivo y coleando, mientras que Sarti, interpretado excelentemente por Yves Montand, en la ficción se dejó la vida en el viejo trazado de Monza.

Sarti representa ese tipo curtido y quemado en mil batallas, que sabe que ya no puede exprimirle más al limón de la Fórmula 1. Después de Austria, Fernando se lleva una muesca más en su haber de sinsabores por el error de McLarenHonda en la crono y la puntilla que acabó recibiendo con el abandono en carrera.

Habrá que rezar a San José, patrón de los ingenieros, para que los cambios de 2017 permitan hacer coches suficientemente atractivos de conducir para que el bicampeón español no cuelgue el casco y dispute en ese próximo año su último campeonato.

Más artículos de opinión de Ángel Castaños, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine