08/11/16

Cuando no eres creíble

La derrota en Balaídos demuestra la endeblez del conjunto de Prandelli

08.11.2016 | 21:52

El asunto es grave. Ya se llevan disputados once partidos de Liga y el Valencia sigue sin dar muestras de estar vivo. La derrota en Vigo ­–justa derrota– demuestra bien a las claras la endeblez de la delantera del equipo de Prandelli y su generosidad en defensa regalando goles a tipos que se encuentras solos en el área del Valencia. Y el asunto es más grave todavía. Son ya once partidos de Liga y ya da la impresión de que el efecto Cesare Prandelli se difumina a pasos agigantados. El Valencia es un equipo flojo pagado a precio de oro. Y ese es un problema grave que te puede marcar el camino durante toda la temporada.

Gol a favor
Lo más llamativo en este caso es que el Valencia comenzó el encuentro adelantándose en el marcador en Balaídos y no fue capaz de recrearse en esa suerte para ganar ante el Celta. El empate vigués y la patética segunda parte valencianista dando el triunfo al conjunto gallego no admite discusión. Ganó el mejor. Perdió el peor. Y ese peor, el Valencia, se ha metido en una falta de sintonía que parece que ha comenzado a arrastrar a un técnico de tanto prestigio como Prandelli. El equipo no funciona, parece no creer en su juego, propone una defensa absolutamente superable en todos y cada uno de los partidos y la falta de un nueve medianamente e garantías se convierte en un problema de complicada solución.

Plantilla mala y cara
Y existe una realidad que va más allá de Prandelli y que afecta directamente a la gestión realizada este verano por una parte de García Pitarch y otra parte de Mendes. Es un delito que una secretaría técnica profesional te componga un equipo tan caro y con tantas carencias para afrontar una temporada. Y por ahí lo más grave de todo es que no tengas ni un solo especialista en perforar la meta contraria. Traspasaste a Álvaro Negredo y Paco Alcácer para no traer a nadie en ese puesto. Y en el fútbol, obviamente, los partidos se ganan en base a buen juego o mal juego... pero fundamentalmente a base de goles. Y en este Valencia tan extraño falta como el llover un delantero referente. El Barça tiene cuatro, el Madrid tiene cuatro o cinco, el Celta al menos a dos y tu no tienes ningún especialista en este aspecto. ¿Rodrigo? Yo aplaudo su trabajo... pero no le puedo exigir que sea un goleador: jamás lo ha sido. Es otro tipo de futbolista.

Y Peter Lim
Y sí, no estaría de más que don Peter Lim dejara un hueco en su agenda y se diera una vuelta por Valencia. Aquí las cosas funcionan mal. La Junta del pasado viernes dejó al descubierto que el nuevo Mestalla no se va a acabar a tiempo y el equipo dejó en Vigo bien a las claras que esta temporada está repleta de una pésima gestión inicial –ojo , digo pésima y no mala simplemente por esa razón: es más pésima que mala–que no indica que el Valencia vaya a dar ningún paso adelante en todo el año. ¿Europa? Me suena a cachondeo ahora mismo. Tal como veo al equipo pensar en Europa es de una ingenuidad absoluta en estos momentos. Un equipo que defiende de pena y que no tiene gol solo puede aspirar a no sufrir demasiado pensando en el descenso. Y eso, con lo cara que es tu plantilla, es un problemón que tiene responsables directos.

Más artículos de opinión de Vicente Bau, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine