17/07/2017

Yo ya he renovado el pase

¿Lo has hecho por amor? No, lo he hecho por internet. Pagando

17.07.2017 | 14:15
Yo ya he renovado el pase

En estos inicios de pretemporada hemos confirmado varias cosas. La primera, que Marcelino es un sargento de mando clásico, de los que, viendo lo ocurrido en la meseta en los últimos años, da la sensación de que en un equipo como el Madrid los jugadores no aceptarían de buen grado. Pero que aquí ya es el boss. Leyendo las declaraciones de Montoya tras el partido contra el Lausanne, se constató que el grupo sabía que estaba desnortado. A ver, lo sabíamos todos. Pero nos quedaba la duda de si ellos eran conscientes. Pues si leemos las declaraciones del lateral derecho, las copiamos-pegamos y las ponemos en boca de unos iaios sentados en un banco fumando caliqueños, tenemos resumida la situación: «¡Un gran cuerpo técnico con las ideas claras faltaba en este club!», «¡estabilidad con un técnico que sabe cómo hacer las cosas!». Faltó añadir: «¡Ya era hora!».

Reloj suizo

Los partidos de pretemporada hasta la fecha nos muestran que el equipo juega más replegadito. La unión de líneas es esencial para encontrar los apoyos precisos en la salida de balón, y la presión adecuada sobre el rival a la hora de recuperar la pelota. Al principio me costó entrar en el partido contra el Lausanne, porque ellos jugaban de naranja y blanco, y nosotros de negro y naranja. Y el banquillo, de rojo. Manda bemoles, como no hay colores... Luego comprobé que, ante los suizos, la maquinaria de reloj sigue siendo la de Parejo. Imprime el ritmo al equipo, saca las faltas y los corners, trenza fácil si tiene apoyos. Rodrigo lleva dos goles, pero sigo viéndolo más de extremo que de delantero. Y Negredo... En fin, lo que es imposible, es imposible y además no puede ser.

Lisboa

El partido contra el Sporting de Lisboa, aparte de la pequeña vendetta contra su entrenador que nos despreció verbalmente en su día, sirvió para comprobar que Eugeni llama a la aldaba del primer equipo con los dos pies, que Centelles tiene apellido de jugador eléctrico, que Nando es el dueño de su banda, que Nacho Gil hizo un gol que si lo hace Cristiano nos dan la brasa tres mediodías seguidos en las nacionales, y que Orellana está fino (le sobra chupar pelota más de la cuenta, advierto). Sobre todo, que los jugadores hacen caso al entrenador. No me extraña: por fin hemos fichado a un entrenador de verdad. Guste más o menos, es así. Del Sporting me gustó Podence, tanto como para ficharlo: té cosetes.

El ocho

Sentado en el chiringuito de la playa de la Patacona llamado El Ocho, leo el periódico y compruebo que de ´ochos´ vamos sobrados, con Parejo y (previsiblemente) Soler. Lo que nos hace falta es un ´6´. Maksimovic, que también es un ´8´, y él mismo ha declarado que rinde mejor ahí, huele por tanto a cesión. A mí me parece una pena, porque soy muy de jugadores del Este, sacrificados y pundonorosos, y cuando encima tienen dosis de calidad, más que mejor. Aunque es pronto para valorar todo esto y el pescado aún no está vendido, lo cierto es que el míster quiere un stopper, un Albelda, vaya. Si tantos años jugó el de La Pobla Llarga ahí, es porque no es tan fácil encontrar un perfil de esas características que no sea un zompo y sepa morder, jugarla y soltarla.


Saskatchewan

Como se nos ha caído el amistoso contra los tunecinos, cual campeonato de liga amateur, el equipo vuelve a València, a hacer tiempo abrasándose antes de la siguiente salida. Nos vamos a jugar contra el Cosmos a Canadá. ¿Por qué no? Pero no vamos a Montreal, ni a Toronto, ni siquiera a Ottawa. Vamos a Regina, capital de Saskatchewan, en el interior del país. El equipo va a estar rodeado de campos de trigo durante miles de millas, sin una montaña a la vista. Duras tierras, con poca agua y hasta -40º como te descuides un día tonto de invierno. Pero ahora, el club es previsible que se encuentre con temperaturas propias de Madrid en julio durante el día y la noche. Ambiente agradable para la práctica del balompié contra un histórico de los cromos. No auguro mucho fútbol tras la paliza de vuelo.

La fe

No sé si seguirá Garay, si Nani sí o no, si vendrá Chindasvinto... pero yo ya he renovado el pase. ¡A lo loco! «¿Lo hiciste por amor?» No, lo hice por Internet. Pagando. Ya me han mandado un e-mail dándome las gracias y no sé qué de que somos una familia, que si los sueños se cumplen, y tal. Yo habría preferido que metieran el Trofeo Naranja este año dentro del pase, ya que por Europa este año sólo me viene el edificio junto a Mestalla. Así que al Naranja he decidido no ir. Habría movido las vacaciones si estuviera incluido, pero...Si es que, al final uno renueva por... por...por algo que no sé explicar. Supongo que por fe. ¿Paciencia? Mucha. La demuestro renovando...De momento, hemos fichado a un entrenador para entrenar. Parece de Perogrullo, pero hasta ahora no había pasado. Si ya me suben a los siete magníficos del filial, este año salgo en la ofrenda.


Más opiniones de colaboradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine