23/07/2017

Esto sigue siendo una chapuza

Cada cual con su sentimiento hace lo que le viene en gana

24.07.2017 | 11:03
Esto sigue siendo una chapuza

La ilusión, como el amor, no depende de la voluntad de cada uno. Se siente o no se siente. Ni se compra ni se estimula. Surge o no surge. Hay, claro, mercaderes del amor que consiguen engañar a incautos varios. Y vendedores de ilusión que consiguen colocar su mensaje a los pistoleros de gatillo fácil. Y no hay lecciones morales. Cada cual con su sentimiento hace lo que le viene en gana. El abuelo octogenario pasea con su exuberante y caderona esposa caribeña y lo hace convencido de que está loca por él ¿Qué son sesenta años de diferencia cuando se apaga la luz de la habitación? Y el chaval de Massanassa, que sale pronto del taller para ir a recoger su nuevo pase del Valencia CF, lo mete orgulloso en el bolsillo trasero de su pantalón, convencido de que con Marcelino la cosa va a cambiar ¿Acaso no ganó el Leicester la Premier con un Ranieri que parece más un personaje de Thomas Mann que un entrenador de fútbol?

Humillación saheliana

Pero la cosa pinta mal. La chapuza continúa. Lo último, algo inaudito para una entidad que no hace tanto paseaba orgullosa por Europa, es que un equipo tunecino ¡tunecino! le cancele un bolo de verano porque sus futbolistas prefieren descansar. Señor Alemany ¿pero qué es esto? ¿Somos un equipo de chavales del barrio buscando alguien con un balón para echar un partido o el buque insignia de la tercera ciudad de España? ¿Dirige el Valencia CF un equipo de profesionales formados o una pandilla de amiguetes del director general? Se suponía que con la llegada al club de un tipo con experiencia las cosas iban a cambiar. Que ya no volverían a colocarles un patrocinador en la camiseta que luego no tiene ni medio euro en el banco para pagar. Y lo primero que nos encontramos es esta humillación por parte de unos tunecinos a los que apenas conocen en su casa cuando vuelven de entrenar -que lo hacen poquito para no fatigarse en exceso- ¿Esta es la gente que tiene que reforzar la plantilla del primer equipo para volver a aspirar a algo?


Who is Marcelino?

Ahora resulta, además, que todo va a ir bien porque está Marcelino ¿Se puede ser más indocumentado? ¿Pero quién es Marcelino? ¿Hablamos de Joachim Löw? En toda su trayectoria, Marcelino ha dirigido a sólo dos equipos con ciertas aspiraciones y con la presión de ganar. En el Sevilla le fue de pena. En el Villarreal, que es lo último y por tanto lo único que el indocumentado suele recordar, rehizo su carrera y logró ensamblar un equipo serio que jugaba bien al fútbol. Pero acabó siendo también cesado ¿Tanta hambre hemos pasado para basar toda nuestra esperanza en este entrenador? ¿De verdad nos creemos la milonga de que el asturiano los hace correr mientras sus antecesores se conformaban con un paseíto cada mañana en la pretemporada? Repasemos hemeroteca y veremos que con Pako, el gran Pako, también «se daban unas palizas enormes en doble sesión». Un poco de seriedad.

Pura mendicidad

La política deportiva es hasta la fecha una verdadera calamidad, hasta el punto que lo único que han fichado es un portero ¡Justo la posición que el Valencia tenía mejor cubierta! ¿Alguien se ha vuelto loco? Y todo porque ahora resulta que Alves era caro y mala persona según Voro -¿por qué no lo mandó entonces al banquillo?- y Ryan quería ser titular -¿hay alguien que no quiera?-. Y fichan a un brasileño que no creo que venga dispuesto a jugar gratis y que nadie sabe si va a estar siquiera a la altura de los dos que ya teníamos. De manera que la confección del plantel está pendiente de vender a Garay y Cancelo, que es lo único que queda que pueda pretender alguien, para ver si cambiamos unos cuantos cromos y nos hacemos con futbolistas baratitos a última hora –y por tanto que no ha querido ni la Cultural Leonesa-. Todo ello apuntalado con cesiones tipo Mario Suárez o Munir que irán mendigando por ahí Alesanco (¿por qué escriben Alexanko?) y el bueno de Vicente, no sabemos si con un cartelito que empiece con aquello de «Tengo siete hijos» o bajando la cara para no proyectar la vergüenza de representar al Valencia y tener que ir suplicando por ahí a futbolistas fracasados porque no hay dinero para más ¿Ilusión?


Más opiniones de colaboradores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine