Good vibrations

Igual lo que necesitaba Parejo era volver a tener un entrenador que lo comprendiera

07.08.2017 | 23:30
Good vibrations

En la semana del fichaje mundial más caro de la historia, el Valencia CF ha batido también todos los récords de caja, pero por abajo. Al Barça se le llevan al de la gorra por 222 millones de euros. Se enfadaron y casi se plantan sin cobrar el cheque, pero a última hora debieron de recapacitar. El Fair Play está para cumplirse, pero el cheque está para cobrarlo. No les ha pasado nada que no les pase al resto de los equipos ´mortales´, es decir, que llegue uno de los que tienen más dinero y se te lleven al jugador que prometía amor eterno. Nosotros ya cogimos el disgusto hace muchos años. Mientras tanto, aquí estamos que lo rompemos. Lo del traspaso de Negredo por casi 29 millones menos de lo que costó no era tan difícil. ¡Quizá habríamos sacado más el año pasado!

Rutinas
Junto a Aderlán, Alves y Enzo, parece que queramos batir el récord del Fair Play€ ¡por debajo! No me voy a estresar, que estoy de relativas vacaciones. Quiero decir que hoy no curro, aunque mañana sí. La vida del artista es así. Tiene ciertas ventajas, no me quejo. Uno de los inconvenientes es que, como viaja uno tanto y cada día se despierta en un sitio, a veces no sabes dónde estás. Somos comerciales, pero de comedia. Para no perder el norte, son esenciales las rutinas. Levantarte a la misma hora, desayunar lo mismo estés donde estés, ir al baño o´clock, o leer el SUPER con rigurosidad, como si fuera el té de los ingleses. En silencio, sin moscas alrededor. Esas pequeñas cosas que permiten que no te vuelvas loco. Pero hoy, excepcionalmente, rompo la rutina de lectura silenciosa para ponerme una canción: Good Vibrations, de los Beach Boys.

Canciones
No es que los chicos de la playa sean santo de mi devoción, pero hacía muchos veranos que los escuchaba. Y si no los pinchas en verano, ¡como para hacerlo en diciembre! La música es un factor esencial en la vida. De hecho, lo único en lo que el cine mejora a la realidad, es en que en las pelis existe la música de fondo. Hay gente a la que determinadas canciones le recuerdan personas, paisajes, momentos. A mí también, claro. Pero no permito que esas personas o esos momentos se adueñen de esos temas. Las canciones de mi vida son mías. Me pertenecen. Así puedo volver a escucharlas cuando me sale del moño, sin depender demasiado de los recuerdos. Y de paso, construyo nuevos. Eso me pasa con la mencionada cancioncita. El Valencia CF genera buenas vibraciones. Estamos en modo ´on´, enchufados, y los de Marcelino permiten soñar, no hasta el infinito, pero sí hasta la dignidad, y más allá.

Potra
Eso a pesar del árbitro, que les anuló un chufo a los alemanes. Es decir, tuvimos suerte. Entre otras cosas, porque no creamos tanto peligro como en días más brillantes. De hecho, se nos apareció un poco la diosa Fortuna (conocida en los bajos fondos como ´la Potra´) en la jugada atropellada de Santi Mina dentro del área, que remachó Lato a red porque le vino el esférico como caído del cielo. Percibo que el vigués ha perdido el favor de la grada. Quizá se deba a sus tribulaciones en su entorno personal, pero la gente está ojo avizor. El jugador tiene frentes abiertos, y como Twitter es un globo sonda al que hay que prestar atención —la justa—por los comentarios auguro que se va a mirar su fútbol con lupa.

Centrocampistas
Cancelo, que jugó un rato, no lo hizo a su nivel. Que se quiere ir, vamos. Curioso caso, porque además él no quiere jugar de extremo (donde rinde), sino de lateral (donde sufre). ¡Pero si en este deporte todo niño que llevamos dentro querría estar cerca del área contraria, excepto el portero! Claro que los centrocampistas tienen que recorrer el triple de kilómetros. Hablando de centrocampistas, el nuevo jugador franquicia es Dani Parejo. Tras varios años con ciertas desavenencias con la grada, con un fútbol desajustado a las necesidades del equipo, sin el feeling adecuado, en definitiva, el jugador está entonado y el entrenador no sólo lo ha protegido públicamente, sino que lo ha ensalzado. Fue capitán, dejó de ser capitán, y vuelve a ser capitán. Normal. Ese crack no vale para grumete.

Capitán
Lo siento por los que no comulgan con su fútbol, pero a mí me gusta que las cosas hayan cambiado, y si va a definir como el sábado ante el Werder Bremen, abriendo la lata con precisión de cirujano, prefiero que tenga los galones él. Desde Angulo, el 10 está huérfano (hay gente que dirá que desde antes, pero Angulo es el jugador más laureado del club, y titular indiscutible con todos los entrenadores, así que en esto soy incorruptible). Tenemos líder. Le pese a quien le pese. Sus críticos tenían motivos antes, porque nadie duda de su calidad, pero sí se dudaba de su compromiso y, sobre todo, de su regularidad. A lo mejor resulta que necesitaba un entrenador. O aún mejor: un entrenador que le comprendiera. ¡Good, good, good, good vibrations! (Oom, bop, bop)€

Más artículos de opinión de Manu Badenes, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine