14 de febrero de 2018
14.02.2018
14/02/2018

En Málaga vivimos un día histórico

El Valencia juega en Málaga y a mí me asaltan los recuerdos de un día histórico para el club y un día histórico para SUPER que está próximo a cumplir su 25 aniversario

15.02.2018 | 10:17
En Málaga vivimos un día histórico
El Valencia juega en Málaga y a mí me asaltan los recuerdos de un día histórico para el club y un día histórico para SUPER que está próximo a cumplir su 25 aniversario. Sucedió hace ya muchos años y el Valencia CF visitaba La Rosaleda con la posibilidad de alzarse con un título de Liga que sería inolvidable. Antes del partido, en la Avenida de Aragón 2 duplicado, donde se encontraba la sede de SUPER, planificaba con Rafael del Castillo –entonces editor de este diario– un viaje relámpago a Málaga donde podíamos proclamarnos campeones de Liga. Y sí, nos deplazamos en un avión privado un buen número de notables del Valencia y, tras comer en Málaga cada uno por su cuenta, luego nos vimos en el estadio dispuestos a celebrar un ansiado título de Liga. Nosotros estábamos en la tribuna acompañados en nuestro sitio por los dos Soler –Juan Bautista y Bautista– y el entonces notario no jubilado Carlos Pascual acompañado de su hijo. Y sí, el partido comenzó caliente y la afición del Málaga nos tenía prácticamente en silencio a todos los valencianos. De pronto marcó el ´Ratón´ Ayala y él mismo celebró escuetamente el tanto e impidió que sus compañeros se volvieran locos de alegría, solicitando calma y evitando que todo se disparara. Los nervios se apoderaron de todos –futbolistas y aficionados– y más tarde llegó el segundo gol del Valencia marcado por Fabio Aurelio que el árbitro tardó como cinco o diez minutos en conceder. Fueron unos instantes de un nervio especial. Hasta que sí, hasta que el colegiado señaló el centro del campo dando el 0-2 por válido y en ese momento el valencianismo comenzó a disfrutar del título de Liga que en ese momento le estábamos ´robando´ de alguna forma al Real Madrid. Fue entonces cuando toda La Rosaleda dejó de combatir y se puso a cantar a coro celebrando el título del Valencia y dedicándoselo de alguna forma al Real Madrid con cierto tono de cachondeo: «Madridista el que no bote eh, eh». Fueron unos instante mágicos que siempre dejarán un recuerdo imborrable de todo lo que sucedió en esa fantástica ciudad como fue Málaga ese día. Resultó todo inolvidable y más inolvidable fue la portada de SUPER al día siguiente batiendo todo tipo de récords de ventas y colocando a este deportivo en unas cifras alucinantes. Ganó el Valencia, ganó SUPER y un poquito tiempo después también ganaron los Soler la cabecera del Valencia CF, aunque años después todo se derrumbó por su culpa.

Una nueva visita
Ahora volvemos a Málaga este sábado y a mí me arrinconarán todos esos recuerdos de un día memorable. Ahora todo es distinto... pero bueno sería que el Valencia sacara un resultado positivo y se distanciara un poquito más de lo equipos que le siguen en la lucha por la Champions League en honor a aquel episodio extraordinario. ¡Cuántos recuerdos!

Más artículos de opinión de Vicente Bau, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine