EXTRA MOTOR

Cómo conducir en invierno con mal tiempo

Lluvia, niebla, frío, nieve... Ningún conductor se frota las manos ante la llegada del invierno

28.11.2017 | 07:51
Las condiciones adversas multiplican el estrés al volante.
UN CALZADO ESPECIAL

Además de ser muy escrupulosos a la hora de revisar el estado de los neumáticos a medida que se acerca el invierno, también hay que tener muy presente que, en determinadas zonas de nuestro país, las cadenas son un accesorio más que no puede faltar en el maletero a lo largo de las estaciones más frías. Su alternativa son los neumáticos de invierno, que se caracterizan por funcionar mejor a temperaturas inferiores a los 7º mejorando la tracción, el agarre y la capacidad de frenado.

Eso es así por varios motivos. El primero, porque su composición les permite ser más flexibles y no endurecerse con el frío como el resto de neumáticos. Además, su estructura, con un dibujo más profundo para evacuar mayor cantidad de agua y nieve, y un mayor número de laminillas (entre seis y ocho veces más que uno convencional) permiten multiplicar su agarre a la carretera. Según el RACE, a 50 km/h reduce en más de treinta metros la distancia de frenado.

Lluvia, niebla, frío, nieve... Ningún conductor se frota las manos ante la llegada del invierno. De hecho, estas condiciones adversas suelen multiplicar el estrés al volante y acaban ocasionando un mayor cansancio, que es una de fuente de riesgo añadido. Para evitarlo sólo hay que seguir una serie de consejos muy sencillos.

1. Preparar el viaje

Siempre es bueno ser previsor cuando hay que coger el coche, pero esta cualidad es especialmente útil a la hora de afrontar desplazamientos invernales. Es recomendable informarse de cuál va a ser el tiempo que va a hacer en las zonas por las que va a transcurrir ese trayecto (la AEMET es una fuente muy fiable) y el estado de las carreteras (DGT) para que no haya imprevistos. También hay que pertrecharse con ropa de abrigo, un cargador para el móvil (ya sea una batería externa portátil o una con toma de corriente compatible con la del coche) y agua. Sobre todo, si se va a circular por carreteras de montaña o por localidades propensas a temperaturas muy bajas. Hay que evitar viajar ante la proximidad de temporales de frío.

2. Preparar nuestro coche

No conviene escatimar a la hora de repostar durante los meses de invierno. Durante esta estación se recomienda llenar el depósito. En caso de heladas, utilizar una rasqueta para eliminar las placas del parabrisas. Nunca hay que hacerlo con agua caliente, ya que el contraste térmico puede quebrar el cristal. La revisión del estado de las escobillas, el lavaparabrisas y los niveles de líquido anticongelante también han de ser tarea habitual en esta etapa del año. Los neumáticos son especialmente importantes en estas fechas en las que la lluvia e incluso la nieve y el hielo son muy habituales. Hay que revisar con atención su estado y, en caso de zonas con temperaturas muy bajas a lo largo de estos meses, recurrir a las cadenas e incluso a los neumáticos de invierno.

3. Adaptar la conducción a las condiciones de la carretera

Hay que multiplicar la prudencia cuando se conduce en condiciones adversas. Esto implica, en primer término, reducir la velocidad, evitar las maniobras bruscas y multiplicar la distancia de seguridad. Si llueve abundantemente, hay que estar atento ante la posibilidad de sufrir aquaplaning; en este caso, hay que agarrar con firmeza el volante, 'ahuecar' el pie del acelerador y evitar frenar. Si nos topamos con el temido hielo o con nieve, nunca hay que girar en exceso la dirección y frenar en línea recta para no comprometer la estabilidad del coche. Si hay que emprender la marcha sobre una carretera helada o nevada, lo mejor es hacerlo con marchas largas. Si hay niebla, conviene encender las luces antiniebla y guiarse por las líneas de la carretera cuando es muy espesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine