Cinco errores que hay que evitar al buscar trabajo

Afrontar una entrevista con preparación y conociendo la empresa puede marcar la diferencia

23.10.2017 | 12:44
El currículum debe ser conciso y estar actualizado

Cosas que no hay que hacer

  • No copiar y pegar la misma carta de presentación que se ha enviado a otra empresa. Hay que elaborar una optimizada y pensada para cada pueso y cada empresa.
  • Cumplir los requisitos. Si enviamos un currículum que no se ajusta a lo solicitado, perjudicará no solo en ese proceso, sino en otros de la misma empresa y puede que también a otras del mismo sector.
  • Un curriculum desactualizado. Por error u omisión, es posible que se haga llegar a la empresa un currículum que olvide adjuntar el último trabajo.
  • Obviar nuestras fortalezas. Es necesario documentarse sobre la empresa y conocerla, puesto que así podremos adaptar mejor nuestras capacidades al puesto de trabajo.
  • Aparentar demasiada confianza. No hay que acudir a la entrevista de selección con una actitud de superioridad, pero tampoco con nervios o con sensación de inferioridad.

La búsqueda de empleo es uno de los momentos más trascendentes en la carrera laboral de una persona. Conseguir un puesto de trabajo, en especial el primer empleo, es un paso básico en la trayectoria de cualquier profesional. En un mundo como el actual, conectado y globalizado, los caminos para acceder a un trabajo han aumentado, por lo que conviene saber qué se debe hacer y qué no en este proceso. Te contamos cinco aspectos que hay que cuidar si se desea aspirar a lograr ese puesto laboral que estamos deseando.

El currículum

Este documento habla por nosotros, así que es imprescindible que esté lo más optimizado posible. Esto incluye que sea un currículum conciso, en el que se detallen las capacidades y las fechas en las que se han desarrollado, y no demasiado extenso. Por supuesto, necesita estar actualizado, con información concreta. Esto hace referencia también a la foto. Adjuntar una es una opción, pero sí lo hacemos debe ser una actual y reconocible, que sea capaz de transmitir la confianza de que se es apto para el puesto.

Las presentaciones

A la hora de presentar nuestra candidatura a un puesto, ya sea por la vía que optemos (llevar el currículum a una oficina o enviarlo a través de los distintos métodos que existen en Internet), es aconsejable redactar y hacer llegar una carta de presentación personalizada. Esto hará que la empresa valore más el currículum y le permitirá advertir que no se trata de la misma carta enviada al resto de la competencia. Asimismo, si presentamos nuestra candidatura a distintas ofertas de una misma empresa, conviene no enviar los mismos documentos una y otra vez.

Las empresas

Antes de hacer llegar nuestra propuesta, es importante conocer a donde nos dirigimos. Saber la trayectoria, al menos reciente, de la empresa servirá para hacer más personal nuestra carta de presentación. Y también garantizará que podamos acudir mejor preparados a una hipotética entrevista de trabajo. Conocer los valores de la compañía, sus objetivos de futuro o sus prioridades a la hora de la contratación contribuirá también a nuestra presentación. Incumplir los requisitos de una oferta, enviando un currículum que denote que se está casi optando a cualquier puesto dentro de la empresa, no sirve tampoco a nuestros propósitos.

Internet

Por supuesto, la Red se ha convertido en un medio empleado de manera masiva para consultar ofertas y enviar currículos. Es imprescindible chequear con frecuencia los portales especializados de búsqueda de empleo, así como prestar atención a las redes sociales, sobre todo las propias. Si estamos inmersos en un proceso de búsqueda de trabajo, es recomendable mantener unos perfiles que denoten precisamente eso, que se es una persona que los actualiza con noticias relativas al sector profesional correspondiente. Tampoco es aconsejable incluir demasiadas fotos de corte personal.

La entrevista

A la hora de la entrevista, sólo la experiencia permite estar mejor preparado para este importante paso. Pero existen una serie de pautas que hay que conocer. Saber dominar los nervios y transmitir seriedad y confianza son muy recomendables. Debemos procurar responder sin titubeos, explicando con concreción cada punto de nuestro currículum si es requerido por el entrevistador. Tampoco es aconsejable ´enrollarse´ con respuestas innecesariamente largas ni tampoco hablar cuando no corresponde o abordar con frivolidad otras cuestiones, ya sean de trabajo o no. La presencia física es también fundamental. La postura no debe ser ni relajada ni tensa, y hay que vigilar aspectos clave, como la puntualidad y mantener el teléfono móvil en silencio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine