MI FÓRMULA

Cuestión de velocidad y seguridad

El ´safety car´ volvió a quedarse sin trabajo por segundo año consecutivo y es de alabar la seguridad del circuito, aunque sin adelantamientos ni percances, todo es muy previsible

24.08.2009 | 13:36

El circuito urbano de Valencia volvió a pasar con nota el examen de la seguridad que tanto preocupaba el año pasado y por fortuna no hubo que lamentar ningún incidente serio después de los desgraciados percances de las últimas carreras. El propio diseño del circuito, -ancho y con numerosas escapatorias- y los retoques que ha hecho la organización este año para mejorar la seguridad retrasando varios metros algunas protecciones, han contribuido a mejorar aún más este aspecto hasta el punto de ser equiparable en ello a cualquier circuito permanente. Los propios pilotos aseguran que el de Valencia no puede ser considerado un circuito urbano si como tal entendemos el de Mónaco y sin duda agradecen la mayor seguridad que les da el de Valencia.

La carrera de ayer también les dio la razón en cuanto a las dificultades para adelantar. En un circuito rápido y ancho y en el que la carrera se estira a las pocas vueltas, el espectáculo y los ´adelantamientos´ se ven en los repostajes, donde los errores se pagan caros, y si no que se lo pregunten a Mclaren. Mónaco pierde el duelo con Valencia en multitud de aspectos, pero en algunos de esos problemas que trae consigo el ser un circuito demasiado lento, estrecho e inseguro, está en ocasiones el espectáculo, aunque sólo sea por la imprevisibilidad de cada carrera y por la obligada precisión en cada curva.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte