ESCÁNDALO RENAULT

Renault pide clemencia a la FIA

Espera que la marcha de Symonds y Briatore reduzca la condena y no les obligue a abandonar la Fórmula 1.

21.09.2009 | 17:30
Renault pide clemencia a la FIA
Renault pide clemencia a la FIA

Renault, con el abandono-cese de Briatore y Pat Symonds, su ex director técnico, apoya su implicación en la polémica carrera de Singapur, que destapó Nelson Piquet, y espera que la Federación Internacional de Automovilismo sea benevolente con la sanción que les imponga el 23 de septiembre, para evitar la salida de la escudería de la Fórmula 1, adiós que podría llegar a ser de por vida. Y es que la penalización a la escudería francesa, debido a la gravedad de la falta, se espera sea más ejemplar que la que sufrió McLaren en 2007 por la trama de espionaje a Ferrari, por la que se le impuso una multa de cerca de100 millones de dólares, cifra que Renault no podría sostener y le obligaría a abandonar.
El director general del equipo, Patrick Pélata, afirmó que el grupo francés no quiere discutir ahora sobre su continuidad en Fórmula Uno. «Ése no es el debate ahora, ya lo haremos con calma», afirmó Pélata en una entrevista a la emisora de radio RTL en la que reconoció que las revelaciones sobre lo que ocurrió en Singapur fueron un duro golpe para Renault. Y es que con la confirmación del escándalo, saltaron las dudas sobre la continuidad de Renault en F1, que este año le va a costar unos 250 millones de euros con unos resultados hasta ahora mediocres. Máxime por los rumores de que Fernando Alonso podría saltar a Ferrari y teniendo en cuenta que su principal patrocinador, ING, ya indicó que abandonaría ese estatuto al terminar 2009. Pero a algunos no se muestran tan preocupados con que Renault pueda ser excluida de la máxima competición para siempre, sino con que esta acción de dos personas afecte a más de setecientos de sus empleados.
Por su parte, Flavio Briatore, hasta el martes director de Renault, cargo del que fue cesado por su presunta implicación en el arreglo de la carrera del Gran Premio de Singapur en favor de Fernando Alonso, declaró que su marcha de la escudería fue un gesto para evitar que ésta acarree con toda la culpabilidad. «Sólo intentaba salvar al equipo. Era mi deber y ésa es la razón por la que decidí dejarlo», declaró el italiano al Daily Mirror. La polémica de Briatore y Symonds, traspasa los límites de la Fórmula 1 y la pérdida de sus puestos de trabajo no será la única consecuencia de su fraude. El Consejo Mundial se enfrenta a uno de los casos más graves en la categoría y los cargos que se les imponga pueden llegar a ser criminales, si se demuestra que ordenaron realmente que Piquet se expusiera a un accidente peligroso de manera premeditada. Además, según el Daily Telegraph, Ferrari y Massa podrían tomar tajada de la situación y alegar que perdieron el campeonato a causa del accidente ocurrido en el circuito de Singapur el 28 de septiembre de 2008.
Mientras continúan todo tipo de especulaciones sobre las consecuencias, las reacciones ex pilotos siguen apareciendo. Niki Lauda se mostró muy crítico con los hechos de Singapur. «Es sorprendente las mentiras que Flavio dijo en Monza sin ruborizarse», dijo Lauda.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte