FÚTBOL-MUNDIAL 2010: ESPAÑA- ARMENIA

Armenia, la antítesis del fútbol de toque español

08.09.2008 | 13:04
Armenia, la antítesis del fútbol de toque español
Armenia, la antítesis del fútbol de toque español

La selección de Armenia es un equipo ultradefensivo que cimenta su fortaleza en una defensa de cinco y en su portero, el veterano Román Berezovsky, que milita en la liga rusa.

A lo largo de la historia, Armenia se ha enfrentado a España en cuatro ocasiones, con un saldo de cuatro derrotas, diez goles en contra y ninguno a favor.
Una muestra de la falta de tradición del fútbol armenio es que el mejor jugador de su historia, Yuri Djorkaeff, nunca llegó a vestir la camiseta nacional, ya que defendió los colores de Francia, con la que se proclamó campeona del mundo en 1998.
La suerte del equipo armenio parecía que había cambiado hace un año en la fase de clasificación para la Eurocopa al conseguir dos victorias seguidas en partidos oficiales por vez primera en su historia.
Los armenios ganaron 1-2 en Kazajistán y derrotaron a la líder del Grupo A, Polonia, en Eriván (1-0), y varias semanas después empataron en casa con la todopoderosa Portugal.
En cambio, todo se fue al garete tras la repentina muerte por cáncer del seleccionador, el escocés Ian Porterfield, artífice de la metamorfosis del fútbol nacional.
La selección no ha podido remontar el vuelo desde entonces, aunque su nuevo entrenador, el danés Jan Poulsen, mantiene la misma base que su predecesor.
Los armenios han logrado a lo largo de su historia sus mejores resultados en su feudo y encuentran muchas dificultades para marcar fuera de casa.
Además de la victoria en tierras kazakas, sus mejores resultados fueron sendos empates sin goles en Ucrania y Noruega.
Como resultado, Armenia figura actualmente en el puesto número 98 de la FIFA, por encima de selecciones como Estonia, Islandia o Albania.
La liga armenia es muy débil, por lo que sus mejores jugadores militan en equipos extranjeros, especialmente rusos, ucranianos, bielorrusos y rumanos.
Sin duda, su mejor jugador es el su guardameta, Berezovsky, que milita en el modesto Khimky ruso, pero que antes defendió la portería del Zenit San Petersburgo.
En un buen día, Berezovsky puede mantener su portería a cero, más aún teniendo en cuenta el entramado defensivo que Poulsen suele poner en liza fuera de casa.
En la defensa destacan el veterano Sargis Kovsepyán, de 35 años, y, en especial, Robert Arzumanyán (Randers danés), que ha sido 31 veces internacional, pese a sus 23 años de edad, y que es el encargado de marcar a la estrella contraria.
El jugador más ofensivo de la retaguardia armenia es el lateral izquierdo, Aghvan Mkrtchyán, que juega en el fútbol bielorruso (Gomel).
A las labores defensivas también contribuyen Ararat Arakelyán, que juega en el Metalurg Donetsk ucraniano, y Artavazd Karamiyan (Timisoara rumano).
Las jugadas de ataque son obra casi exclusiva del veterano Hamlet Mkhitaryán, buen lanzador de faltas; y de Leván Pachajyán, el jugador armenio más clarividente.
Pachajyán, declarado mejor futbolista armenio en 2007, fue fichado este año por el Goteborg sueco.
Finalmente, el delantero armenio más peligroso es Edgar Manucharyán, de 21 años, que juega en el Ajax de Amsterdam, pero al que las lesiones han impedido progresar como se esperaba.
Manucharyán es como Villa: rápido, bueno con el balón en los pies y goleador.
Armenia salió derrotada de su primer partido de clasificación para el Mundial al caer el sábado en Eriván frente a Turquía, semifinalista en la pasada Eurocopa (0-2).
Los armenios apenas crearon ocasiones durante los 90 minutos, aunque consiguieron mantener su portería a cero hasta mediada la segunda parte.
La alineación probable para el partido del miércoles 10, en Albacete, será la formada por: Román Berezovsky; Sargis Hovsepyán, Robert Arzumanyán, Alksandr Tateosyán, Ararat Arakelyán, Aghvan Mkrtchyan; Levón Pachajyán, Artur Voskanyán, Artavazd Karamyán, Hamlet Mkhitaryán; y Edgar Manucharyán.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte