FÚTBOL - REAL MADRID

Florentino Pérez pide la unidad de los socios

01.06.2009 | 16:21
Florentino Pérez pide la unidad de los socios
Florentino Pérez pide la unidad de los socios

Florentino Pérez tomó posesión como presidente del Real Madrid.

Florentino Pérez tomó posesión como presidente del Real Madrid en un acto celebrado en el palco de honor del Santiago Bernabéu, donde pidió la "unidad de los socios" y se comprometió a trabajar con su junta directiva para que el club "sea considerado el mejor del siglo XXI".
En presencia del presidente de honor del club, Alfredo Di Stéfano, Pérez regresó a la presidencia que ocupó entre julio de 2000 y febrero de 2006 después de que su predecesor en el cargo, Vicente Boluda, le deseara "la mejor de las suertes" y de que el portavoz de la Junta Electoral, Lorenzo Álvarez, le confirmara presidente como candidato único.
"Es un honor y una gran responsabilidad dirigir la institución deportiva más importante del mundo. Sabemos a lo que venimos y lo que esperan de nosotros. Vamos a trabajar con todas nuestras fuerzas para recuperar los sueños, la estabilidad y el tiempo perdido", añadió en presencia de sus directivos y una amplia representación del fútbol español.
Pérez, que consideró "un tesoro el prestigio y la imagen" del Real Madrid, avanzó su intención de "trabajar con entrega, serenidad y paciencia, para dejar el terreno de las dudas y trabajar para ser considerado el mejor club del siglo XXI".
"Para esta junta contribuir a ello será una obsesión", añadió.
"Llegamos con toda la humildad del mundo, en un momento complicado, pero nos toca ofrecer lo mejor de nosotros y estamos con la pasión y las ideas necesarias para superar las dificultades. La unidad de los socios será fundamental. Hemos vivido un tiempo de confusión y por eso pido a trabajadores, socios y aficionados del club su apoyo, ánimo y complicidad", dijo.
Tras admitir que sus primeras horas de nuevo como presidente "son un tiempo repleto de emociones" y agradecer el apoyo de su familia y las personas que le han respaldado, Pérez afirmó que "el Real Madrid debe ser una institución de comportamientos impecables, sin olvidar de dónde procede y a dónde va", y definió como un "reto inmenso" dirigir el proceso de "transformación y modernización que necesita".
"Tenemos un proyecto innovador y estable para intentar construir un equipo que gane y dé espectáculo, con grandes jugadores, donde la ética sea indestructible y marque el comportamiento. Haremos un gran símbolo y un ejemplo para reconstruir el sueño de los madridistas. Hagamos entre todos que vuelva la ilusión", concluyó.
El nuevo presidente, que antes de tomar la palabra se fundió en un abrazo con Alfredo Di Stéfano, también tuvo un agradecimiento para Vicente Boluda por "la transición tan ejemplar que ha hecho, que será buena para el madridismo".
Florentino Pérez estrechó la mano de su predecesor, quien le deseó "la mejor de las suertes" y le ofreció su colaboración, antes de acceder al estrado para dirigirse a los asistentes a su toma de posesión.
El alcalde y el vicealcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón y Manuel Cobo, respectivamente, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional, José Luis Astiazarán, y el presidente del Getafe, Ángel Torres, fueron algunos de los presentes en el acto, que tampoco se perdieron ilustres del madridismo como Emilio Butragueño, Francisco Gento, Amancio Amaro, Paco Buyo, Miguel Ángel y el doctor Alfonso del Corral.

Florentino Pérez recupera el timón de la nave blanca
El empresario Florentino Pérez, que hoy tomó posesión como presidente del Real Madrid, logró en su anterior mandato salvar de la ruina económica al club pero no pudo garantizar el aluvión de títulos que la afición exigía de un equipo de estrellas calificado como "galáctico".
Pérez recuperó la presidencia del Madrid sin necesidad de celebrar las elecciones previstas, al no haberse presentado ningún otro candidato.
Sobresaliente en su gestión económica, la política de confeccionar una plantilla repleta de estrellas acabó por pasarle factura y dimitió de forma irrevocable el 27 de febrero de 2006 después de casi seis años de gestión.
"El Real Madrid necesita un cambio", dijo Pérez (Madrid, 08/03/1947) en aquella fecha en una rueda de prensa, cuando el equipo llevaba camino de cumplir su tercera temporada consecutiva sin títulos.
Hasta la sequía de galardones, el Madrid de Pérez había acumulado siete títulos (dos Ligas, una Copa de Europa, una Intercontinental, dos Supercopas de España y una Supercopa europea). Sólo se le resistió la Copa del Rey, sobre todo en la final que perdió en el Santiago Bernabéu de marzo de 2002 ante el Deportivo de La Coruña, en el año en que el club celebraba su centenario.
Pérez intentó llegar a la presidencia del Madrid por primera vez en 1995, pero fue derrotado por Ramón Mendoza. En su segunda oportunidad venció a Lorenzo Sanz el 16 de julio de 2000.
Durante su primer mandato, Florentino Pérez acabó con la astronómica deuda del Real Madrid y en seis años convirtió al club blanco en el más rico del mundo, con una facturación de 276 millones de euros, según un estudio de la empresa 'Deloitte'.
Para enjugar la deuda de 288 millones de euros, el 7 de mayo del 2001 Pérez firmó un acuerdo con el Ayuntamiento y la Comunidad para la recalificación de los terrenos de la Ciudad Deportiva, cuya explotación reportaría al club más de 400 millones de euros.
Estos ingresos sirvieron también para la construcción de la nueva ciudad deportiva del Madrid, que se inauguró el 30 de septiembre de 2005 y que desde entonces es el escenario habitual de los entrenamientos del primer equipo.
Pocos días después de su nombramiento, Pérez dio el primer golpe de efecto de lo que iba ser su estrategia en materia futbolística, el fichaje de una estrella por año, origen al final de lo que se dio en llamar el "equipo galáctico".
Pérez, al que acompañó Jorge Valdano como director deportivo, presentó al barcelonista Luis Figo como nuevo jugador de la plantilla después de pagar la cláusula de rescisión de 61,7 millones de euros.
Justo un año después, contrató al jugador francés Zinedine Zidane, del Juventus, por 75,1 millones de euros, el fichaje más caro en la historia del fútbol. Mientras, el equipo se hizo con el título de la Liga 2000-01 y en agosto de 2001 ganó la Supercopa.
Los golpes de efecto siguieron en temporadas posteriores con la incorporación de Ronaldo (45 millones), Michael Owen (12), Beckham (25) y Robinho (24,5). Con estas estrellas, nació el apelativo de "galáctico", un término que disgustaba a todos y en especial a Alfredo Di Stéfano.
"A mí esa palabra, galácticos, no me gusta un carajo", dijo en una ocasión el presidente honorario del Madrid.
Seis entrenadores en seis años (Del Bosque, Queiroz, Camacho, García Remón, Luxemburgo y López Caro) ilustraron el fallido objetivo de formar un verdadero conjunto, lo que llevó a una prolongada racha de desencantos deportivos que condujeron a la renuncia de Pérez.
Florentino Pérez admitió que su principal error había sido "maleducar" a sus estrellas, de las que llegó a decir que redujeron su hambre de éxito. "Con mi dimisión deben ver que lo único importante es el Real Madrid", agregó.
Su dimisión cerró un ciclo en el que ganó todos los títulos (un total de siete), salvo la Copa del Rey y en el que aplicó la filosofía de mezclar estrellas y jugadores de la cantera, que no logró componer en los últimos tres años un equipo ganador.
Su aventura al frente del Real Madrid comenzó el 17 de julio de 2000, cuando derrotó en las elecciones a Lorenzo Sanz. Fue un sueño hecho realidad para un hombre, madridista desde pequeño, que ha triunfado en el mundo de los negocios y la empresa, con experiencia también en la política.
El 11 de julio de 2004, Pérez revalidó su mandato como presidente del Real Madrid, y lo hizo por 'goleada', con un total de 28.416 votos (94,25 por ciento), por 1.222 de Lorenzo Sanz y 513 de Arturo Baldasano.
Fuera de la vida deportiva, Pérez ejerció la actividad política en los desaparecidos partidos Unión de Centro Democrático, con el que llegó a ser concejal por Madrid, y Reformista Democrático, antes de entrar en el mundo de la construcción, donde cimentó su fama y su riqueza.
Después de dirigir distintas empresas del sector, Pérez pasó a presidir en noviembre de 1887 "Actividades de Construcciones y Servicios" (ACS), que en diciembre de 2003 fusionó con su competidora Dragados para crear el primer grupo constructor y de servicios de España y el tercero de Europa, con unos 105.000 trabajadores a su cargo.
Pérez está casado con Mari Ángeles Sandoval y tienen tres hijos.
Según la revista Forbes, en su número del 11 de marzo pasado, Pérez dispone de una riqueza de 1.800 millones de dólares (1.360 millones de euros), similar a la de 2008.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Ranking de la liga

Enlaces recomendados: Premios Cine