ANÁLISIS ESPAÑA - BÉLGICA

Villa y Silva hacen diabluras

Ambos hicieron trizas a los Diablos Rojos, para brindar con la magia que llevan dentro una goleada histórica

06.09.2009 | 23:45
Villa y Silva hacen diabluras
Villa y Silva hacen diabluras

Cada uno eligió una banda, desde ella amenazaron y cuando les llegaba el balón sembraron el pánico. Villa y Silva o Silva y Villa, como prefieran, se convirtieron en una pareja letal. Al grancanario no hay quien le robe la cartera, esconde el esférico en su pequeño cuerpo de tal forma que es más digno de una caja fuerte, y cuando lo muestra es sinónimo de peligro. El ´Mago´ de Arguineguín mostró sus mejores esencias en la cancha de su paisano y amigo Valerón, ambos se criaron en Arguineguín pero nacieron con un don propio de las estrellas. Hace unos años le recomendaron que debía tener más gol, su ambición por ser el mejor desde el anonimato, le ha llevado a quitarse el corsé y su definición ya está fuera de duda. Para ir abriendo boca trazó un desmarque dentro del área que Villa apreció antes que nadie, definió perfecto con un potente disparo cruzado. La fiesta no se quedaba ahí. Silva no es una estrella fugaz, sus espectáculos te mantienen en vilo del principio al fin, y cuando le dejaron unos metros… se sacó un potente chut desde la frontal quitándole el polvo al palo derecho.

Dos goles con una dedicatoria especial
El ´Mago´ de Arguineguín ha vuelto después de un año difícil y complicado por culpa de una lesión en el tobillo. Aún no está al cien por cien, pero ya brilla. Con el balón hace lo que quiere, si no lo entrega lo enseña y lo esconde para dejar atrás a su marcador. En todo momento llama a sus compañeros, ofreciéndose. Anoche hasta se permitió el lujo de hacer una dedicatoria especial a unos amigos que por la tarde le habían dicho que iba a marcar. Y vaya si lo hizo, por partida doble. A la conclusión del encuentro, David explicó el gesto que hizo con sus manos, simulando que llevaba gafas: «Por la tarde estuve hablando con unos amigos que me dijeron que iba a marcar y que les dedicara el gol de esa forma. Tuve la suerte de ver puerta y me acordé de ellos». Anoche formó una dupla letal con Villa. «Marcamos los dos por partida doble, pero hay que ser justos y todo el equipo ha hecho un grandísimo partido. No sería justo destacar a unos más que otros», aseguró el de Arguineguín, antes de explicar que ha empezado la temporada con buenas sensaciones «tras un año duro por culpa de la lesión en el tobillo».

Villa falló un penalti pero se resarció
¿Y el Guaje? En su línea. Del Bosque quiso variar el sistema táctico ante Bélgica —tal como avanzó SUPER— y a Villa le colocó escorado a la banda izquierda en una línea de tres en ataque. Esa situación, aunque hace unos meses le restaba potencial, le permitió hacer lo que quiso con su marcador y trazar diagonales hacia el centro antes de sacar su gatillo. David fue el primero en avisar a Gillet, a quién perdonó a los diez minutos tras una falta sacada con maestría por Xavi. Todos los balones le llegaban a él, aunque tenía al lado a Fernando Torres, y hasta se las ingeniaba él sólo para provocar un penalti, después de hacer una bicicleta doble. Besó el balón y Xavi le susurró un mensaje al oído, pero David no pudo marcar. Su disparo centrado se colaba con el arquero belga lanzado a su derecha, pero llegó a rozar el esférico con los tacos lo justo para desviar el balón fuera. El ´7´ se enfadó, pero fue peor para Bélgica, ya que ahí empezó su festival.

Un goleador que marca y también asiste
Siempre se dice que los delanteros son egoístas, es normal si se les exige marcar, pero el Guaje mostró ayer su cara solidaria —la de siempre— en dos acciones que acabaron en gol. En la primera, que sirvió para abrir el marcador, asistió a Silva y después, levantó la cabeza para ver cómo Piqué —sí, el central Piqué que el Valencia lo tuvo por cinco millones de euros y no lo valoró lo justo para apostar por él— estaba esperando en el punto de penalti el balón para marcar a placer. Antes marcó aprovechando los espacios que le abrió Capdevila con un chut cruzado, y para cerrar la noche, el asturiano recibió totalmente sólo un pase de Cesc. Dos goles y dos asistencias.

Ya está a once goles de Raúl jugando la mitad
Con los dos tantos de anoche en un estadio talismán para él, cada vez que se asoma por Riazor marca, acumula 33 con la ´Roja´ y está a once del máximo goleador de toda la historia, como es Raúl. Eso sí, la gran diferencia entre ambos estriba en que Raúl precisó de cien partidos y el ´7´ del Valencia y de la ´Roja´ los ha anotado en apenas 51 partidos. Si no baja su ritmo, el récord de Raúl será historia.
El Guaje acabó feliz por el espectáculo ofrecido
David estaba muy contento al final «porque el equipo ha hecho un partidazo. Más que por los goles estoy contento por la forma en que hemos ganado. ¿El penalti? Unos se marcan y otros se fallan, pero el portero estaba vencido y lo sacó con la punta del pie».


Cuatro goles "valencianistas" lanzan a España contra Bélgica
Los valencianistas David Silva y David Villa se convirtieron en protagonistas del triunfo de España ante Bélgica por 5-0, después de que ambos jugadores aportasen dos goles cada uno en el partido clasificatorio del Mundial disputado en Riazor.

La victoria por 5-0 ante el equipo nacional belga permite a España seguir invicta en el grupo quinto de la fase de clasificación del Mundial, ya que ha ganado los siete partidos que ha disputado y es líder con 21 puntos, seis más que Bosnia, segunda clasificada.

Silva abrió el marcador a los 41 minutos de juego y Villa le siguió en el 49, mientras que, un minuto después, el barcelonista Piqué logró el único gol del sábado de la selección que no llevó el sello valencianista. Silva, en el minuto 67, y Villa, en el 85. cerraron la goleada a Bélgica.

Además, la aportación de los valencianistas aún pudo ser mayor, ya que el propio Villa no pudo convertir un penalti al ser interceptado su lanzamiento por el guardameta Gillet. "Estoy contento por el partido y hemos estado bien desde el principio. En el primer tiempo debíamos haber metido más goles pero el resultado es justo. Los penaltis se marcan, se fallan, pero hoy no ha habido suerte y la próxima vez lanzaré con más confianza", manifestó El Guaje.


Por su parte, Silva aseñaló: "El partido fue complicado hasta el primer gol. Luego se abrió y nos sentimos más cómodos. Ha salido todo bien y hemos ganado que era la importante. Estoy mucho mejor, después de un año difícil, con muchas molestias. Acudí a Suráfrica pensando que allí mejoraría, pero no fue así. Ahora he recuperado la ilusión y las ganas. Hemos tenido la suerte de marcar Villa y yo, pero todos hemos hecho un gran partido. Y no ha sido fácil porque hasta que metimos el primero gol nos costó un poco. Luego ya nos sentimos más cómodos. Lo de la celebración hacienfo las gafas simplemente me lo pidieron unos amigos y les dije que si marcaba lo iba a hacer".

En la historia reciente de la selección no existe un precedente con cuatro goles de jugadores valencianistas en un partido, ya que lo máximo son tres goles, aunque este hecho se ha repetido en varias ocasiones.

El más reciente se produjo en el partido amistoso ante Azerbaiyán previo a la Copa de las Confederaciones, en el que tres de los seis goles logrado por el equipo de Vicente Del Bosque fueron obra de Villa.

Otro 'hat trick' de Villa fue protagonista en una de las victoria lograda por España en la Eurocopa de 2008. Fue ante Rusia, en la victoria española por 1-4, cuando el delantero asturiano exhibió su calidad ofensiva y permitió a España dar un paso más hacia el título que posteriormente consiguió.

Un año antes, en 2007, tres goles de jugadores del Valencia permitieron a España batir a Grecia en suelo heleno, cuando dos goles de David Silva y uno de Carlos Marchena contribuyeron al triunfo en aquel choque por 2-3.

Además, en el partido ante Bélgica del pasado sábado el delantero del Valencia rompió la sequía goleadora en la que había caído en los tres partidos anteriores.

Ahora, tras el partido de Riazor, Villa acumula 33 goles con la "roja" en 51 partidos, y se encuentra a once goles del máximo goleador de la historia del equipo español, Raúl González, aunque con un mejor promedio para el jugador asturiano del Valencia.

De hecho, Villa firma 0,65 goles de media por partido, mientras que Raúl se ha quedado con 0,43 tantos por encuentro con sus 44 goles en 102 partidos.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte