LEVANTE UD

Algunos inversores extranjeros también estudian al club

26.09.2009 | 01:03

El acuerdo con Pedro Villarroel para ponerle precio a su salida ha servido no sólo para aclarar el panorama accionarial y que los grupos interesados del SAM y el madrileño-valenciano tras que el que todo apunta que se camufla Antonio Blasco se posicionen, sino también para que el Levante vuelva a estar en el punto de mira de inversores extranjeros. De hecho, pese a que no tienen constancia oficial y aún no se han dirigido ellos, la administración judicial es consciente de que pueden seguir llegando propuestas y de que hay inversores interesados que están analizando la situación y que en un momento dado pueden dar un paso adelante, pese a que por ahora la gran consigna es no dar pasos en falso.

Los administradores tienen claro que para evitar la liquidación el Levante necesita un nuevo dueño que le aporte liquidez, algo indispensable, aunque al mismo tiempo no quieren dejar el club en manos de alguien que sólo se preocupe por la recalificación urbanística para hacer negocio y se olvide de sanearlo para volver a Primera.

En este sentido, tanto el grupo de Serrats como el que pondría el capital de la mano de Blasco cuentan con sus pros y sus contras. De ahí, que una vez firmadas las condiciones económicas de la renuncia de Villarroel los concursales se hayan dado un plazo de dos meses.

Por otra parte, respecto al contencioso con la Ciudad Deportiva, en el club mantienen la calma, en la misma línea que cuando la denuncia de los jugadores del ERE. Para ellos es un tema que está controlado y que por el bien del futuro de la entidad no se envenenará.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte