SEGUNDA DIVISIÓN B

Las bombas del verano en Segunda B

Los equipos valencianos no esperaron hasta última hora para fichar a sus nuevas estrellas

03.09.2014 | 12:49

Alejados de los sobresaltos de última hora en Primera e incluso en Segunda, los equipos valencianos de la categoría de bronce afrontaron plácidamente los últimos estertores del mercado de verano. A las 00:00, en los clubes hacía horas que las únicas negociaciones giraban en torno al postre de la cena. Las bombas del verano cayeron semanas atrás, cuando los equipos trataban de cerrar la plantilla a toda prisa antes de que se iniciara la competición. Algunos clubes, caso del Eldense, se han quedado con fichas libres que aún pueden llenar con jugadores en paro.

Pero las grandes sorpresas ya estaban repartidas. Diego Jiménez, un jugador que el año pasado escaló a Primera con el Eibar, más que una bomba es «un lujo» para el Olímpic, en palabras de su propio entrenador. Como él, Quini bajó un peldaño para encabezar el proyecto de Omar Zeidán en Elda. Joaquín Álvarez llega al Eldense en la etapa final de su carrera, de la que aún se recuerdan los 22 goles que marcó hace tres temporadas en el Alcorcón, club del que es el máximo goleador histórico en la categoría de plata, con 35 dianas.
En las dos jornadas que han transcurrido de campeonato ya se pueden echar cuentas sobre quiénes serán los jugadores revelación del campeonato. Es el caso de Txomin Barcina, el joven extremo que llegó al Huracán desde el filial de la Real Sociedad. En dos partidos, Barcina se ha destapado como un demonio en la banda, liderando los mejores momentos del equipo en ataque, y su nombre reluce ahora en cada crónica del equipo.

En otros conjuntos se antoja más complicado resaltar la figura de una gran incorporación. Al Hércules llegaron Pichu Atienza o Chechu Flores, también procedentes de Segunda, pero se les escapó el que hubiera sido el gran golpe maestro para. Mantecón, a punto de fichar por el conjunto de Pacheta, dio un volantazo y se marchó al Cádiz.

Faltan los filiales, donde los grandes refuerzos se miden sobre todo en las posibilidades más o menos tempranas de dar el salto a la élite. Al Mestalla llegó Dani Ramírez, que hizo parte de la pretemporada con el primer equipo, igual que Christensen, nuevo jugador del Ilicitano. Al Villarreal B se fue para dar un paso de madurez el granota Jason; donde también brilla el excanterano del Madrid Fran Sol.

Enlaces recomendados: Premios Cine