18/02/2016

Cosas de palacio en Singapur

Con decisiones como fichar un entrenador al que los futbolistas no entienden el Valencia CF ha tirado por la borda dos meses

25.02.2016 | 14:12

Con decisiones como fichar un entrenador al que los futbolistas no entienden el Valencia CF ha tirado por la borda dos meses en que perdió sus aspiraciones de estar entre los cuatro primeros y en la final de la Copa. Es tan evidente que hasta el propio entrenador lo reconoce, cuando explica que a los pocos días de llegar ya se había dado cuenta de que esto no iba a funcionar. Con un fracaso como el del todopoderoso Nuno todavía fresquito, tampoco era cuestión de comprobar si Neville es realmente Superman lanzándolo desde un sexto piso. Solo ante el peligro. Aunque lo peor es no haber puesto remedio en diciembre en lugar de febrero. Las cosas de palacio en Singapur van muy despacio, como el equipo en la Liga, pero por muy amigo del dueño que sea el entrenador, le correspondía a él haber exigido solución mucho antes. Por él, por el Valencia, por los aficionados y por el propio Lim, que podía haberse ahorrado algún disgusto y mucho desgaste. Y hay cosas que no tienen vuelta atrás.

La Europa League es una segunda oportunidad, mucho más ahora que como dice Negredo ya se entienden mejor. La teoría Neville siempre fue perfecta, en la práctica sin embargo solo se vio cierta mejoría a ráfagas. Ojalá Ayestarán traiga en su cuaderno el secreto de las rotaciones de Benítez, porque el equipo que pretenden poner en juego contra los austriacos da un poco de miedo.

Lea más opiniones de Julián Montoro, aquí

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine