24/10/2016

El chantaje del fútbol y el arbitraje

Asumimos como normal que criticar una actuación arbitral solo te puede traer más ´errores´ arbitrales

06.11.2016 | 14:07

Leo y escucho que García Pitarch hizo unas declaraciones explosivas y atrevidas tras el partido del Barcelona aunque –dicen– poco convenientes para los intereses del club, sobre todo por lo temerarias, porque existe el convencimiento general de que habrá represalias contra el Valencia CF por críticas tan claras y directas al arbitraje. Por triste que parezca, pues, ocurre que damos por hecho que esto funciona así, y lo peor es que hasta nos parece lo más normal del mundo que en nuestro fútbol el hecho de quejarse por una actuación tan desafortunada no te pueda traer otra cosa que más actuaciones ´desafortunadas´. Vamos, que te dejan sin plumas y no vayas a cacarear más de lo justo, porque parece ser que hay alguien –llámalo mano negra, llámalo energía– que lee, escucha y toma nota de los que callan y se portan bien, pero también de los que no. Eso, en mi pueblo, se llama chantaje. Y está tipificado como delito, lo mismo que el gol que Undiano Mallenco decidió conceder a Messi no es válido según dice el reglamento del fútbol. Hay que dar por hecho que un árbitro de su experiencia tiene que saberlo. Y lo que se dice verlo, entre él y su asistente lo tuvieron que ver, estando como estaban perfectamente colocados, siempre en el buen sentido de la expresión.

Ya me dirán qué es lo correcto que tenían que decir los jugadores del Valencia al final del partido. Y qué tenía que hacer el director deportivo del Valencia CF después de semejante episodio. ¿Callar? ¿Salir a decir cuatro obviedades que a estas alturas no se cree nadie? Hizo lo que debía hacer, pero así vamos, de ´chorizada´ cuando el atraco favorece al Real Madrid a esta otra modalidad que es la ´xoriçada´, cuando el barrido es para el Barça.

Más artículos de opinión de Julián Montoro, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine