04 de mayo de 2018
04.05.2018
04/05/2018

Hay que cuidar a Peter Lim y hay que exigirle

Llevo días dando vueltas a una imagen que se produjo en Mestalla el pasado domingo que esconde la clave de todo lo que le está pasando y le va a pasar al Valencia CF

07.05.2018 | 10:26
Hay que cuidar a Peter Lim y hay que exigirle

Llevo días dando vueltas a una imagen que se produjo en Mestalla el pasado domingo, una imagen muy simple pero que al final esconde la clave de todo lo que le está pasando y le va a pasar al Valencia CF. La imagen en cuestión es la que tomaron nuestros fotógrafos de Peter Lim y Mateu Alemany y llama la atención por el grado de complicidad, casi diría familiaridad, que se aprecia entre ellos. Eso es algo que, hasta ahora, solo habíamos visto entre Lim y Amadeo Salvo. Ya sea por respeto o por un tema simplemente cultural, son actitudes que no hemos visto ni veremos seguramente a gente como Kim Koh, Layhoon o el propio Murthy. Ni Alexanko ni García Pitarch ni una larga lista de los que no pasaron nunca la línea que separa al empleado del hombre –o mujer– de confianza. Razones tiene para confiar. Gracias a su apuesta por Mateu y a que las cosas han salido bien, aunque está claro que todo es mejorable, hoy el valencianismo vuelve a estar convencido de algo que siempre ha sido así aunque es comprensible que se haya llegado a dudar de ello. Peter Lim no es un tipo que ha venido aquí a robar nada, sino a invertir dinero para disfrutar con su pasión que es el fútbol.

Lim, y eso es algo que no se puede olvidar, rescató al Valencia CF de una situación muy delicada, devolvió la ilusión a mucha gente, volvió a llenar Mestalla y llevó al equipo a la Champions. Después, y así lo hemos contado durante estos años, el éxito le jugó una mala pasada y con sus errores dilapidó prácticamente todo lo que había conseguido. Tuvo que desinvertir vendiendo a los mejores jugadores para no colapsar y así hasta que volvió a dar con las personas adecuadas. Alemany y Marcelino le marcaron de nuevo el camino y son su segunda oportunidad ahora que volvemos a estar en ese mismo cruce de caminos del verano de 2015, pero con la experiencia de entonces y la lección aprendida. Hoy más que nunca hay que cuidar a Peter Lim, con sus errores está demostrando que es una persona seria y nada tiene que ver con esos otros propietarios a los que les da todo igual y han llegado a destrozar clubes. Y al mismo tiempo que darle todo el apoyo hoy más que nunca hay que exigirle que siga apostando por el Valencia CF para hacer ese equipo que todos queremos para llegar a finales y ganarlas.

Más artículos de opinión de Julián Montoro, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine