GP COMUNITAT VALENCIANA

Lorenzo-Márquez, duelo final

Una nueva victoria sería la opción más clara, aunque no suficiente, de Lorenzo para mantener el título mundial de MotoGP

07.11.2013 | 12:19

Una nueva victoria, la octava de la temporada, sería la opción más clara, aunque no suficiente, de Jorge Lorenzo (Yamaha YZR M 1) para mantener el título mundial de MotoGP ante un casi infalible Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V).

Lorenzo ha conseguido nada menos que siete victorias en lo que va de temporada, por seis de su rival y líder de la competición, que, merced a la bonanza en el capítulo de las lesiones, ha podido mantener una línea muy regular a lo largo de todo el año.

Después de la sexta plaza conseguida en el circuito californiano de Laguna Seca, Jorge Lorenzo ha encadenado una racha de resultados que le ha mantenido en todo momento sobre el podio, con cuatro victorias, un segundo y tres terceros, aunque la racha de su rival tampoco es desdeñable, pues salvo el fiasco de Australia, en donde fue descalificado, desde Laguna Seca acumula otras cuatro victorias y cuatro segundas posiciones.

El enfrentamiento por el título mundial, ahora sí a una sola carta y en el circuito "Ricardo Tormo" de la Comunidad Valenciana, apunta a una lucha de titanes entre los dos pilotos más en forma y eficaces de todo el campeonato, el doble campeón del mundo de Yamaha y el debutante de la escudería Repsol Honda, que acumula a sus espaldas numerosos récords de precocidad en la categoría.

Ni el propio Marc Márquez contaba con llegar a un final de temporada como el que está viviendo y aunque la ventaja es suya, con trece puntos de diferencia respecto a Jorge Lorenzo, el campeón del mundo de 125 c.c. (2010) y Moto2 (2012), no se fía de nada ni de nadie y a Cheste llegará con el mismo plan de trabajo y con una premisa más clara aún de cuanta la tuvo durante el resto de la campaña: no cometer errores.

En el caso de ganar una vez más Jorge Lorenzo, el que sería su octavo triunfo del año, a Marc Márquez le bastaría con ser cuarto, un resultado que no ha protagonizado en toda la temporada -excepción obvia de la caída en Mugello y la descalificación en Phillip Island-, ya que su peor clasificación han sido tres terceros (Qatar, Francia y Cataluña).

Si por el contrario Lorenzo no logra el triunfo, objetivo hasta cierto punto complicado al estar en pista el otro piloto del equipo Repsol Honda, el español Dani Pedrosa, quien el pasado año protagonizó una espectacular carrera en Cheste camino de la victoria desde la última posición, a Marc Márquez le bastaría con marcar de cerca a su rival.

Márquez tendría entonces como único objetivo que Lorenzo no sume una diferencia de trece puntos respecto a él, lo que le daría el título, empatados a puntos, al piloto de Yamaha por el mayor número de victorias durante el año.

Con el eje de atención fijado en Lorenzo y Márquez, el auténtico juez de la carrera en la Comunidad Valenciana puede ser Dani Pedrosa, quien el pasado año ya logró la victoria a pesar de salir desde la línea de talleres y acumula tres victorias en el trazado valenciano, lo que ya de por sí le convierte en uno de los candidatos al triunfo, aunque ya no al título, al estar matemáticamente descartado tras la tercera plaza conseguida en el Gran premio de Japón disputado en Motegi.

El cuarto en discordia, una vez más, debe ser el italiano Valentino Rossi (Yamaha YZR M 1), que llega a un circuito en el que ha conseguido grandes gestas pero también de infaustos recuerdos, al ser el escenario en el que sus opciones al sexto título mundial acabaron por los suelos y le entregó "en bandeja" el cetro de 2006 al estadounidense Nicky Hayden, por entonces sobre una Repsol Honda RC 211 V y como compañero de Pedrosa.

Rossi, que asegura por activa y por pasiva que si puede ayudar a su compañero de equipo a ganar el título lo hará, tiene ya adjudicada en propiedad la cuarta plaza del campeonato, ni más ni menos, por lo que el gran objetivo del italiano en Valencia debiera ser intentar cerrar el año como lo comenzó, sobre el podio.

Ese será el mismo objetivo que tendrán en este final de temporada tanto el británico Cal Crutchlow (Yamaha YZR M 1) como el español Álvaro Bautista (Honda RC 213 V) o el alemán Stefan Bradl (Honda RC 213 V), quien debe llegar mucho más recuperado de la lesión que se produjo en Australia en un pie.

En el caso del español Aleix Espargaró (ART) su gran objetivo debiera ser cerrar el año en el equipo de Jorge Martínez "Aspar", que abandona para marcharse al NGM Forward con motos Yamaha en 2014, de la mejor manera posible, con una nueva victoria en la categoría CRT (Claiming Rules Team).

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte