LA PRUEBA Nissan juke

Único en aspecto y comportamiento

Distinto a cualquier otro coche en cuanto a diseño, con un aspecto a medio camino entre un coche de rally y una moto, el Juke ofrece un comportamiento sin igual en su segmento.

06.09.2010 | 15:52
Único en aspecto y comportamiento
Único en aspecto y comportamiento

Tras el lanzamiento del original Qube, Nissan presenta ahora el Juke, un crossover de pequeño tamaño que al igual que su hermano destaca por ofrecer un inusual diseño, en este caso a medio camino entre una moto y un coche de rally. Este SUV conserva casi intactas la figura del Concept Car Qazana del que deriva, presentando al mismo tiempo unas líneas con curvas de gran complejidad y una silueta coupé.

En la parte inferior de la carrocería los potentes bajos del coche imitan las protecciones de los SUV, por contra, por encima de la línea de cintura, el coche presenta un aspecto deportivo con un inclinado parabrisas y un techo con gran caída en la parte posterior. Pero si por algo se distingue este modelo es por sus faros. En la parte alta del capó, los estilizados grupos ópticos superiores contienen las luces de día y los intermitentes, mientras que los faros principales redondos están montados más abajo, en el frontal del coche, e inspirados en los faros auxiliares de los coches de rally de los años sesenta y setenta. En la parte trasera, los pilotos, situados junto al portón, ofrecen un diseño en forma de boomerang visto en el 370Z.

El exterior deportivo del Juke tiene su continuidad en un interior que pese a sus compactas dimensiones, ofrece un amplio habitáculo adecuado para cinco adultos. El puesto de conducción ofrece la elevada posición de un SUV pero con características propias de un coche deportivo.

Comportamiento dinámico
Solamente viendo el Juke ya se intuye su dinámico comportamiento. Sus dimensiones compactas y su considerable anchura así lo aseguran. Tiene una distancia entre ejes de 2.530 mm y mide 4.135 mm de largo, 1.765 mm de ancho y 1.570 mm de alto, lo que unido a sistemas como el All MODE 4x4-i y el Torque Vector System (TVS), le permite desenvolverse con agilidad en ciudad, con potencia en carretera y con seguridad en tramos de curvas y terrenos off-road.

El Juke se ofrece con tres motores a elegir —dos de gasolina y uno diésel— con opciones de cajas de cambio manuales o de tipo CVT en función del motor. El tope de gama es un nuevo propulsor de 1.6 litros con inyección directa y turbocompresor (DIG-T) que desarrolla 190 CV y 240 Nm. El segundo motor de gasolina, también un 1.6 pero de 117 CV, mientras que el diésel es un 1.5 litros con common rail de 110 CV.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte