ABARTH Punto evo y 500C

Radicales, los mires por donde los mires

Los nuevos ´escorpiones´ muestran un aspecto extremo acorde a las dinámicas prestaciones que ofrecen sus propulsores turboalimentados.

27.09.2010 | 22:24
Radicales, los mires por donde los mires
Radicales, los mires por donde los mires

Abarth inicia en España la comercialización del Abarth 500C y el Abarth Punto Evo. A pesar de ser muy distintos, los dos representan a la perfección el carácter deportivo de la marca del escorpión al ofrecer una experiencia de conducción única, gracias a el rugido del motor, el sonido de las ruedas sobre el asfalto, el diseño atractivo, las suspensiones de competición y una aceleración realmente emocionante

En un Abarth las sensaciones de conducción se amplifican al máximo, y en el Abarth Punto Evo éstas quedan aseguradas con los 165 CV del motor Multiair. El Abarth 500C, por su parte, combina la conducción deportiva con el disfrute sensorial de un convertible: la capota practicable y panorámica acentúa la percepción del entorno, del aire y del ruido del motor. Además en este último, la conducción, si cabe, es aún más emocionante gracias al nuevo cambio ´Abarth Competizione´, con levas en el volante. El nuevo motor Multiair 1.4 Turbo gasolina de 165 CV es fruto de la colaboración entre Fiat Powertrain y los ingenieros de Abarth.

Desde la presentación de Multiair (2009) los técnicos Abarth han trabajado sobre esta nueva tecnología con el objetivo de aumentar sus prestaciones deportivas. Así, utilizaron un nuevo turbocompresor sobredimensionado Garrett para garantizar deportividad y prestaciones, alcanzando un par máximo de 250 Nm a 2.250 r.p.m., con una aceleración de 0 a 100 en tan solo 7,9 segundos. Y todo ello con un consumo en ciclo urbano de 8,1 l/100 km; en el ciclo combinado de 6,0 l/100 km, y en el extra-urbano es de 4,8 l/100 km, asegurando así que el modelo está listo para la normativa Euro 5.

Como todo auténtico deportivo, el Abarth Punto Evo ofrece dos modalidades de uso: superdeportivo ´Sport´ y urbano ´Normal´. En función de la modalidad elegida, varía la respuesta del motor, los frenos y la dirección. En el modo Sport el coche se vuelve más sensible y la calibración de la dirección eléctrica se modifica para incrementar la carga sobre el volante dando un tacto más deportivo. A la vez, se activa el sistema TTC. El conductor dispone además del Gear Shift Indicator (GSI), que sugiere al conductor el momento adecuado para incrementar la marcha con el objetivo de recudir el consumo. El propulsor Multiair 1.4 del Abarth Punto Evo incorpora también de serie el sistema Start&Stop.

Disfrute y diversión
Del desarrollo del diseño, sin olvidar las prestaciones, nace el novísimo Abarth 500C. La capota eléctrica —que se desliza por los laterales— permite disfrutar del Abarth 500C en cualquier período del año sin renunciar por ello a la deportividad. El propulsor 1.4 Turbo T-Jet con 140 CV (sobrealimentado con turbocompresor IHI RHF3-P de geometría fija), aporta prestaciones extraordinarias, con una velocidad máxima de 205 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 8,1 segundos. Todo ello se alcanza también gracias a la función overboost, que se activa mediante el botón ´Sport´, interviniendo en la gestión de la centralita, en la presión del turbo y en la carga al volante, ofreciendo un par máximo de 206 Nm a 2.000 r.p.m. Prestaciones en pleno espíritu Abarth, pero con consumos contenidos: 6,5 l/100 km en el ciclo mixto.

Pero, sin duda, la auténtica novedad en este modelo es el cambio ´Abarth Competizione´, de serie en todos los Abarth 500C. Consiste en una caja de cambios mecánica tradicional en la cual el sistema de cambio manual ha sido reemplazado por un actuador controlado electrónicamente por una TCU (Unidad de Control de Transmisión), dando como resultado unos cambios más suaves y una mayor eficiencia mecánica. De este modo, el Abarth 500C ofrece sensaciones de auténtico deportivo: con la capota cerrada garantiza prestaciones dignas de la versión de techo rígido; pero cuando la capota se abre, el abanico de sensaciones y sugerencias se amplía, con el disfrute sensorial del aire y el acústico del auténtico sonido del silenciador con doble terminal del escape Además, y como no podía ser de otro modo tratándose del exclusivo 500, todas estas prestaciones se acompañan de un diseño único y de un confort extraordinario. Junto a los ya conocidos colores de la carrocería, Abarth, el 500C presenta, por primera vez en un 500, un aspecto bicolor.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte