Anil Murthy, en las colas de Mestalla