JUAN M. DOMÉNECH

Una gran gestión en el Valencia Basket

Mientras Ermal Kuqo ha preferido perder dinero para no seguir con Neven Spahija en el Valencia Basket, Shammond Williams se niega a ceder.

06.09.2009 | 15:34

Ni en los mejores sueños de Rogers hubiera sido posible realizar la operación de salida de Ermal Kuqo y la llegada de Lishchuk en menos de 48 horas y, según han asegurado desde fuentes del club valenciano y no hay por que dudarlo, con un ahorro de 400.000 euros. O sea, que Kuqo que cobraba casi 800.000 —¡qué barbaridad!— se va por el finiquito. Es evidente que ni él aguantaba a Neven Spahija ni el técnico croata al pívot turco. Al igual que esos matrimonios que se rompen en las vacaciones, cuando de verdad convive la pareja, han sido suficientes tres días en Andorra para zanjar el tema.

Todos contentos
Ermal Kuqo y su agente ha sido consecuentes y dieron el paso contactando con Paco Raga —Toni Muedra no ha tomado parte en la operación—. Mejor jugar en un sitio donde te quieran, sobre todo después de oír como Neven Spahija reconocía que se lo quedaba obligado. El Valencia Basket Club ha realizado una gestión ejemplar, un trabajo que carga de credibilidad y confianza a Paco Raga, por si alguien tenía dudas. También, al contar con un mejor jugador, aumenta el nivel de exigencia para Neven Spahija y disminuye su margen de excusas.

Williams mejor pagado que Ricky
Mientras Kuqo se va renunciando a casi toda su ficha, Shammond Williams no firma su finiquito si no le dan el último plazo —tercer año de contarto—del plan de pensiones que le firmó Rogers, casi 1.200.000 euros. Os sea, que el base de casi 34 años cobraba más que lo que le va a pagar el Barça a Ricky Rubio —1 millón euros el primer año—. Esperemos que poco a poco los agentes se den cuenta que algo va a cambiar en este club —incluidos los de Spahija, que son también los que representan o han mediado para traer a algunos jugadores de la plantilla—.

Se acabaron las locuras
Basta ya de fichajes como Rebraca, las tres temporadas a un norteamericano como Williams —no lo hace ningún club— o contratar por tercera vez a Dikoudis, todos con más ficha que jugadores como Ricky o Lorbek, por ejemplo. Así es director técnico cualquiera y el club se ve en la situación actual. Por cierto, en su día, todas estas cosas se hicieron con la opinión en contra de Miki Vukovic, asesor sin mando. El maestro nunca se hizo valorar y así le ha ido.

Entrenamiento a puerta abierta
Los partidos de la selección española son el ejemplo de lo que debe ser nuestro deporte, un espectáculo abierto. Scariolo ha dejado entrar a las cámaras para que graben su charla previa y hasta lleva un micro durante los amistosos. Maravilloso. Mientras, aquí, nos han tenido una temporada con entrenamientos a puerta cerrada, apartando al equipo de su afición. A Neven Spahija le han hecho reflexionar y esta temporada esto podría cambiar.

Virgi y Rebeca triunfan
Hace poco resaltamos a dos buenas jugadoras del Ros Casares, Virgi Sáez y Rebeca Cotano, ambas convocadas por la selección española sub´14. Las dos han demostrado su calidad y han ganado en agosto el prestigioso Torneo BAM en Eslovenia. Enhorabuena a ambas y al Ros, que quiere poner todo el empeño para que su cantera no se convierta en su sitio de paso. Destacar también a la delegada de la selección sub´14, Ana Irles, segunda entrenadora de la selección alevín valenciana. También es mérito de la Federación Valenciana, cuyo trabajo técnico mejora día a día con la excelente gestión de su director técnico Israel Sanchís.

Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Superdeporte