ÚLTIMA HORA
CARLOS BOSCH

¿Pero esto qué cachondeo es?

Los jugadores enfadados con el mundo, el entrenador ya no encuentra ni el piano y el presidente dando tumbos. Los aficionados se hartan...¡Normal!

13.11.2013 | 02:30

No quiero defender a los jugadores porque ya tienen quien les defienda, pero que se lo hagan mirar Amadeo Salvo y Djukic porque cada vez que hablan de ellos es para hacer un manual de cómo no se debe tratar a un futbolista de élite públicamente. Es decir, ´UN MANUAL DE CAGADAS´ que supone todo un canto a la torpeza futbolística. Hace unas semanas Simeone pedía públicamente a Del Bosque que convocara a Juanfran y el domingo Marcelino reclamaba en rueda de prensa justicia para Bruno con la selección... en cambio nosotros empezamos llamándoles mercenarios primero y ´manteros´ después con aquello de «¿por qué no se desconectan en junio cuando van a cobrar?».

Lo siguiente fue decir que son malos porque «no veo estrellas y a lo mejor no somos tan buenos como pensamos» y ahora rematamos la faena diciendo que no tienen huevos y que Djukic no tira los penaltis. ¡Olé, olé y olé! Miroslav, si fueras mi jefe, con la mala leche que tengo y aunque sea poco profesional, a la primera crisis te hundirías tú solito con el barco... En cambio, en el Calderón y en Villarreal, los jugadores matan por su entrenador. ¿Entiendes la diferencia? Lo peor es que no la entiende. Y ya que estamos y ahora que de repente somos mártires y que hasta está de moda ejercer la profesión, daré mi opinión sobre lo que le pasa al Valencia.

El presidente vive en otro mundo, de fútbol va justito y está encantado de conocerse cada vez que se mira al espejo. Djukic no se entera de la copla y eso de que no da con la tecla es el ridículo más grande que jamás he visto hacer a un entrenador de fútbol. Y sobre lo de los huevos, como dicen en mi pueblo, ´els diners i els collons per a les ocasions´, pues eso, que hay que tenerlos para salir y decirle a la afición que no puede con el asunto y que se va. Lo demás es engañar al personal diciendo que «tenemos que trabajar mucho para corregir errores defensivos» pero dando cuatro días de vacaciones a los jugadores... Y para rematar la faena me salen los futbolistas enfadados con todo lo que se menea. A ver, amigos, que veo que entre unos y otros andáis un poco perdidos. Mensaje para el presidente, el entrenador y los jugadores: menos hacerse el enfadado y el indignado buscando culpables, y más aplicarse el cuento y sacar al equipo de dónde está. En esta movida solo hay unos que tienen derecho a estar enfadados; los aficionados.

twitter.com/Carlos_bosch