CARLOS BOSCH

Otamendi es nuestro macho alfa

La actitud del defensa argentino sirve para algo más que defender, es sobre todo, el germen de un EQUIPO

05.12.2014 | 02:30

Un equipo de fútbol se construye de muchas maneras. Hace mucho tiempo entrevisté a un chaval que subía del Mestalla al primer equipo, se llamaba Xisco Muñoz. Cuando le pregunté por Carboni dijo, «mira, yo subo del filial y veo cómo entrenan cada día y cómo se cuidan gente como Carboni, Ayala o Cañizares, y si quiero jugar en este equipo ya sé lo que tengo que hacer...». Xisco no llegó a ser una estrella en Mestalla pero se ha ganado la vida como futbolista y sin ir más lejos, cuando el Valencia ganó la Liga en Sevilla, él era titular. Pues bien, en el Valencia hay un futbolista que es el ejemplo para el resto y que ejerce de capitán hasta cuando está lesionado. Se llama Otamendi y todos los que quieran jugar en el Valencia ya saben lo que tienen qué hacer...seguir al macho Alfa. La única pega es que todavía no sabemos quién paga su fichaje.

El marrón de Mendes
y la elección de Nuno
Me quito el sombrero con Joao Pereira y su profesionalidad. Ningún pero que decirle por su comportamiento dentro y fuera del terreno de juego. Nada que reporcharle. Siempre ha dado la cara. Dicho esto, en el origen de su situación no hay más que una decisión deportiva de Nuno Espirito Santo y un representante, Jorge Mendes, que se comprometió a encontrarle un equipo, no lo hizo y le dejó el marrón al Valencia. Tener en plantilla un futbolista que no cuenta no es bueno porque la decisión deportiva inicial termina degenerando en situaciones como la que nos ocupa, que el entrenador se ve obligado a decir en rueda de prensa cosas que suenan muy mal. Eso sí, si Nuno hubiera dicho «hay jugadores que me gustan más que Pereira» o «que están mejor que Pereira» tampoco habría pasado nada... Eso de que «son mejores» chirría.

Ojo con la copa
Es una prioridad
Hoy hay partido de Copa del Rey. Nuno que haga lo que quiera pero él y los jugadores han de saber que para el Valencia, esta Copa del Rey es como la Liga de Campeones. ¡Prioridad total! Sin competición europea y tal y como ha quedado el sorteo, hay que pelearla hasta la final. Si yo fuera entrenador lo tomaría como un partido de Liga. Además, el equipo y la afición necesitan un resultado positivo. No ganar hoy es malo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine