MANOLO MONTALT

Yo no cuento más de 11+4 para la batalla

Por encima de nombres propios, la realidad es que si Nuno es poco dado a los cambios hay que comenzar a pensar que no es por capricho

19.12.2014 | 02:30

Al final hay ciertos hechos que van a acabar dándole la razón a Nuno por más que nos empeñemos en querer ver lo contrario, Salvatore. Con el rendimiento en la mano y tras el susto de la Copa todavía metido en el cuerpo, quizá la plantilla no es tan larga como se pensaba. Es más, cualquiera de los razonamientos que me hagas se desmonta fácilmente. Mira, Folgado, es bien sencillito. Si tú mañana te jugaras un partido decisivo, ¿pondrías de titular a Alves o a Yoel? ¿A Cancelo o a Barragán? ¿A Vezo o a Otamendi? ¿A Fuego, a Filipe o a Zuculini? ¿A Piatti o a Carles Gil?

Quizá nos precipitamos al pensar que el fondo de armario de la actual plantilla daba mucho más de sí. Y quizá algunos de ellos sean muy buenos futbolistas a largo término, pero posiblemente su juventud les juega una mala pasada. La realidad es que hay futbolistas que están más para ratitos que para partidos. Y otros, ni siquiera para eso.

Del susto del martes salen señalados especialmente Joao Cancelo (traído por Mériton) y Filipe Augusto (pedido expresamente por Nuno). Pero no son los únicos. Carles Gil ha estado fino cuando el entrenador lo ha utilizado en los minutos finales de los partidos con el marcador a favor. Cierto es que aún no ha jugado ni un sólo minuto en su posición natural, y Nuno lo emplea en banda en lugar de en el centro. Pero para tener minutos en el Valencia, hace falta bastante más.

De Yoel aún no sé si es el de Vallecas o el de Riazor y el del martes.

Pero por encima de nombres propios (y de los errores del entrenador, que los hubo), la realidad es que si Nuno es poco dado a los cambios hay que comenzar a pensar que no es por capricho. Así que si exceptúas el once que todos nos sabemos de memoria, y le sumas Alcácer, De Paul, Orban y Rodrigo, tendrás los futbolistas en los que confía el entrenador a la hora de conformar un once competitivo. Y visto lo visto, tampoco se le puede echar en cara.

Sea por juventud, por falta de oficio, por dejarse ir o por falta de nivel, Nuno, y tú y yo y cualquier hijo de vecino, sabe qué futbolistas ofrecen un mayor porcentaje de fiabilidad en los momentos en los que hay que jugársela. Quizá se dijo demasiado alegremente que Nuno con sus decisiones ´acortaba´ la plantilla. Quizá la cosa venía corta de salida y el entrenador fue el primero en darse cuenta.

Aunque te toque defender aquello en lo que no crees (te reconozco el mérito), si te tocase hacer las alineaciones, no te saldrías mucho del grupo que maneja el entrenador. 11+4...Te pongas como te pongas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine