CARLOS BOSCH

La renovación de Ramos y el rebelde Otamendi

Vamos con un claro ejemplo de cómo los periódicos madridistas tratan al Real Meseta y al Valencia

01.08.2015 | 02:30

No hace demasiado el Marca, más conocido como el BORM -Boletín Oficial del Real Meseta- decía en su portada que Otamendi iba a declararse en rebeldía para salir del Valencia y que si hacía falta no volvería ni a los entrenamientos. Que Otamendi no se haya declarado en rebeldía, que esté entrenando y que haya hablado con Nuno para decirle que está a su disposición y preparado para cualquier reto es lo de menos. Lo de más es que comparar qué dice el Marca del caso Otamendi y el Valencia y qué dice el Marca del caso Sergio Ramos y el Real Meseta. De Otamendi ya se sabe, que no respeta nada al Valencia ni a su afición porque se iba a declarar en rebeldía. En cambio, de Sergio Ramos tenemos al Manchester diciendo que se siente engañado porque lo ha utilizado para sacar un contrato más alto en su renovación, pero el Marca lo transforma en lo siguiente: «Sergio Ramos pierde dinero al renovar». ¡Olé! Las cosas como son, no hay que tener cara, lo que hay que tener es talento. ¡Mucho talento! Sigo: «Sergio Ramos ha conseguido lo que quería: renovar un contrato que le deja un poco más cerca de poder retirarse en el Real Madrid. El central sevillano ve, por supuesto, cómo mejoran sus condiciones económicas en el club blanco, pero la ficha que percibirá es inferior a la que le ofrecía el Manchester United. Ramos deja de ganar dinero quedándose en el Bernabéu, pero gana en felicidad». Y rematan la faena con esto: «Ramos dio el OK, porque la camiseta y el brazalete del Madrid no tienen precio para él». Eso sí, Otamendi es un pesetero que se quiere pasar al Valencia por el arco de triunfo...

La cosa pública ´nostra´
Tenía que escribirlo
No quiero que parezca que lo hago para tocar las narices porque no es así, y sé que puede parecerlo porque no suelo escribir del Levante, pero no deja de parecerme curioso que los patronos del Levante sigan queriendo que sea un aval público quien los sostenga en vez de liberar a ´lo público´ de tal marrón vendiendo las acciones. Sé que la Fundación está pagando y no hay porqué pensar que dejará de pagar, como tampoco creo que a ningún accionista se le vaya a ocurrir denunciar lo de la asistencia financiera, pero no me puedo olvidar que alguno de los que ha votado NO a la venta se llenaba la boca cuando era el Valencia el que ´sobrevivía´ gracias a lo público...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine