MANOLO MONTALT

Y sin embargo te quiero

Lo de Otamendi a cinco días de jugar con el Mónaco es una falta de respeto

16.08.2015 | 02:30

Eres mi vida y mi muerte, te lo juro compañero. No debía de quererte, no debía de quererte... Y sin embargo, te quiero». Como reza la popular copla que cantaba Doña Concha Márquez Piquer, y es que tengo la impresión que tener alto el nivel de autocrítica no está reñido con desear lo mejor, pero tener dudas por el camino. Y últimamente en Valencia -y en el Valencia CF- no andan muy receptivos con la crítica. Parecen tan complacidos con el discurso oficial que si te desvías del mismo ya te miran raro... Porque sigo pensando que es un error, y de los gordos, cobrarle al abonado por la Champions. Bastante esfuerzo se hace soltando la morterà por el abono, como para dar la puntilla con la entrada de la previa.

Desde el club se argumenta que por la previa se ha pagado siempre, también siempre se pudo informar de las juntas de accionistas, hasta que se dejó de informar... A ello hay que sumar la caótica venta on line, que para rematar la faena lleva recargo. Cuidar al abonado nunca está de más, y lo importante el miércoles es llenar Mestalla. Hacer caja no te va a salvar el presupuesto de la temporada, entrar en Champions, sí. Y porque sigo pensando que el equipo no se ha reforzado convenientemente. Lo ha hecho con grandes proyectos de futbolista, que sin embargo no han mejorado la plantilla. Y más, para estar en tres competiciones. Incluso porque también digo que no me gustó el equipo ante la Roma. Más por la sensación que por el resultado.

Y para acabar porque el culebrón Otamendi a cinco días de jugar contra el Mónaco es la enésima falta de respeto de este tipo que no merece ni un sólo aplauso de una grada a la que viene orinando continuamente desde hace meses. Su partido contra la Roma fue un insulto. Tenía claramente la cabeza lejos de allí. Y no lo digo ahora que parece que se ha reactivado su salida. El mismo sábado ya lo comenté en la retransmisión que hicimos en la 97.7 Radio -es lo que tiene poder contar el fútbol desde un espíritu constructivo pero crítico-. Para estar así, que se marche, cuánto antes mejor. Que pague, y adiós. Los pitos que escuchó fueron merecidos.

Y pese a todo, tengo fe en que Mestalla va a responder y la grada va a estar a rebosar para llevar a los suyos en volandas ante el Mónaco. Mestalla no abandona a los suyos pese a las trabas. Es más, pese a la falta de refuerzos y la imágen del sábado, pienso que el equipo va a clasificarse y va a doblegar al Mónaco. Primero porque este grupo se ganó mi confianza el año pasado con unos números de escándalo en la Liga. Segundo, porque una cosa es un amistoso y otra la intensidad de un partido oficial. Ahí la cosa cambia, amigos. Y este equipo lo ha demostrado ya. Por eso no tengo dudas de que el equipo va a dar la cara.

Al final, ser autocrítico no implica ser cenizo, ni ser ´anti´ nada. Nadie es más crítico que un padre con sus hijos y lo hace desde el amor más absoluto. Eres mi vida y muerte, te lo juro compañero...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine