VICENTE BAU

Me duele Cheryshev

Jugamos en casa del Athletic y la ausencia del extremo ruso tiene su efecto en el fútbol del Valencia

11.03.2016 | 22:30
Me duele Cheryshev

Cheryshev está bajo lupa. Haga lo que haga llegan los recuerdos de su amarga experiencia en el Villarreal y en todo ese tiempo que se quedó sin poder jugar a fútbol. Cheryshev se había enrolado en las filas del Valencia con el objetivo de revalorizarse y de olvidar su extraña situación en el Real Madrid. Y sí, parecía que lo había logrado. El ruso incluso se atrevió a hablar de su futuro, con prudencia, pero con contundencia pensando en un futuro mejor. En el Valencia, obviamente, la presencia de un tipo formado y con la calidad del ruso no se veía hace tiempo. Tiene gol y tiene hambre de fútbol. Pero está lesionado y muchos nos tememos que esa lesión que padece lo tenga apartado de los terrenos de juego más tiempo del que esperamos.

Se rompió
Seguna parte del triste partido contra el Atlético de Madrid. Cheryshev pilla el balón en una zona neutra y casi sin venir a cuento lo lanza fuera y él se tira al suele medio desolado. Se toca la pierna y pone cara de pocos amigos. Cheryshev sabe casi desde el mismo instante en el que ha caido lesionado de qué va el asunto. Lo sabe y lo maldice por dentro. De nuevo esa lesión en una zona grave para un futbolista de su talla le deja aislado del equipo, en fase de recuperación, sin fecha ni la más remota idea de cuándo podrá regresar. El ruso sabe por donde van los tiros. Y sí, se arrepiente de no poder jugar un partido como el de esta noche, pero se arrepiente más de no saber bien a las claras cuándo podrá volver a jugar con normalidad. Y sí, las lesiones le tienen amargado. ¿Es bueno Denis Cheryshev? Pues miren, en el poco tiempo que ha estado en activo en el Valencia CF ha demostrado que sí, que sabe el oficio, que tiene gol, que sabe jugar al nivel de unos pocos elegidos.

Ahora Alcácer
Y sí, a partir de hoy mismo todo valencianista que se precie tiene que ser de Alcácer más que nunca. Él, don Paco, ya sabe que a partir de hoy mismo frente al Athletic tendrá que usar la cabeza „y los pies„ para marcar goles en lugar de dar asistencias a Cheryshev como hizo en el duelo contra el Atlético. Alcácer, sin Cheryshev, vuelve a cobrar todo el protagonismo en el juego de ataque. Y se va a volcar, de eso estoy seguro. Simplemente le va a faltar la compañía de otro delantero con una misma idea de jugar bien al fútbol como él. Alcácer se va a tener que buscar algún nuevo socio o buscarse el gol por su cuenta y riesgo. Todo cambia. La lesión del ruso deja al Valencia en principio medio tocado. Su fichaje fue un buen refuerzo de invierno y estaba dando sentido junto a Alcácer al ataque del Valencia. Yo apoyo a Alcácer. Ahora se trata de ver su esfuerzo ante la ausencia del ruso, su compañero de ataque y de conocimientos, un tipo que le complementaba al cien por cien.

Lo del Athletic
Pues sí, en esas estamos y hoy tiene lugar posiblemente el partido más importante del año para el Valencia sin Cheryshev. Hoy juegan en Bilbao el partido de ida de la Europa League y ya les aseguro yo que no existe ni un solo aficionados rojiblanco que no dé por ganada la eliminatoria. Son Valverde contra Neville. Un equipo contra un grupo que busca no se sabe muy bien el qué. Pero ojo, hablamos de fútbol y en este deporte puede pasar de todo casi sin que te des cuenta. ¿De todo? Pues sí, hoy mismo el Valencia puede darnos una alegría inmensa a nosotros mismos y a su compañero Cheryshev. Vale, sí, pocos creen en la gesta... pero yo sí. Ya son demasiados años viendo fútbol como para no creer en lo imposible. Y sí, hoy es posible. Se trata simplemente de que los jugadores que salten al terreno de juego crean en sus posibilidades. ¿Creer? ¡Vamos adelante! (si perdemos ya tendremos tiempo de sobra de lamentarnos).

Lea más opiniones de Colaboradores, aquí

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine