16/03/2016

Ridiculizar a Neville para salvar el negocio

Que Mendes y Nuno escurran el bulto y la responsablidad que tienen en la actual situación del Valencia les define...

16.03.2016 | 23:37

No hace falta ser ingeniero para saber que Gary Neville ha hecho bueno a Nuno Espirito Santo, pero a algunos se les ve el plumero a kilómetros porque solo les importa procurar que a Jorge Mendes no se le pudra el género. La ecuación es fácil, tirarle todo el muerto a Gary para que Nuno salga indemne, pueda entrenar en otro equipo en el que seguir vendiendo futbolistas y que viva el negocio. ¡Matemática pura! Entre este lavado de cara y la mentirola gorda que contaron cuando decían que a Nuno el Valencia no lo echó porque se fue él por dignidad, el amigo Mendes está cada vez más cerca de engañar a algún incauto mientras Nuno espatarrado en su sillón simula que analiza partidos de fútbol; y sí, efectivamente, me refiero al Marca, más conocido como El Boletín Oficial del Real Meseta... ¡y de Jorge Mendes! Pero pasa que la verdad a veces tiene matices y uno sustancial dice que si estamos como estamos es por culpa de Neville... y también de Nuno, porque él planificó esta plantilla que, evidentemente, no da para competir en Liga de Campeones ni en broma. Vamos, que sin Nuno no estaríamos como estamos. Ahora, que si a Nuno y a sus voceros les vale con ser el rey tuerto en el país de los ciegos, oye, que sigan hablando bien de la burra. Lo que no termino de entender es qué pensará Layhoon de que por orden de Jorge Mendes y en favor de su negocio de compra y venta de futbolistas, ridiculicen a Gary Neville. Aunque bien mirado, Layhoon tiene poco que decir por mucho que piense... Por otra parte, que dos tipos -Mendes y Nuno- que este verano tenían todo el poder ahora quieran escurrir el bulto y salirse de rositas con la que liaron en el Valencia, les define como personas y como profesionales, y no escribo más no vaya a ser que el periodista chivato del super agente portugués haga su trabajo y termine en un lío. Eso sí, todo lo que hicieron fue con el consentimiento de Peter Lim. Llegados a este punto, me llama mucho la atención que desde el ridículo ante el Levante en el Valencia -y de eso hace ya unos cuantos días- los únicos valientes que han salido a dar alguna explicación en público a los aficionados son el australiano Ryan y el canterano Gayà, cuando hace unos meses todos asomaban la cabeza para salir en la foto. Un aplauso sincero para ellos dos, porque la vida está hecha para los valientes, y de eso no vamos sobrados...

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine