18/03/2016

Gary, es fácil, el domingo pon a los mismos once

Por una sola vez que el Valencia 15/16 está a la altura de su afición, llega un electricista de la UEFA y nos corta la luz

19.03.2016 | 02:30

Esta vez sí. Esta vez las excusas del técnico inglés en la sala de prensa están totalmente justificadas. Este Valencia merecía estar hoy en el sorteo de Nyon con otros siete clasificados para los cuartos de final de la Liga Europa. No está ahí por no convertir un tercer gol de entre un puñado de ocasiones y, sobre todo, porque ninguno de los seis árbitros, que sin pudor coloca la UEFA, se enteró de las manos de Susaeta en el inicio de la jugada del 2-1, obra de Aritz Aduriz. Un error decisivo, responsabilidad de Daniele Orsato, un italiano que compagina el arbitraje con su profesión de electricista. La negligencia del colegiado y su cohorte de asistentes, tan amplia como inútil, fundieron los plomos de la ´reAMUNTada´. Ni siquiera un chispazo final, ese remate de cabeza de Paco Alcácer que repelió Herrerín, pudo devolver la luz a Mestalla.

EL ESPÍRITU DEL 49: MANERAS Y MANERAS DE CAER
El Valencia ha caído en los octavos de final, pero lo ha hecho de forma radicalmente distinta a las vergonzosas eliminaciones sufridas en la Champions o en la Copa después del 7-0 en Can Barça. El equipo valiente y aguerrido de ayer todavía no se había visto con Gary Neville€ no se había visto aún durante toda la temporada. Por una vez los futbolistas de la plantilla 15/16 entendieron cómo hay que jugar en el Valencia CF, cuál es el valor del escudo que lucen cada partido en el pecho o qué significa el «espíritu del 49» al que se refería la pancarta exhibida por la Curva Nord. Aquel año el gran Valencia de los 40 goleó 5-0 a los leones en la Liga, a los que volvió a ganar en la final de Copa.

NEVILLE confiesa sus pecados: los futbolistas se retratan
«Es el mejor partido del equipo desde que estoy aquí». Palabras de Gary Neville, un tipo honrado. Sin embargo, en sus frases posteriores al partido se encuentra también su tumba como técnico de un club de primer nivel, el VCF: su incapacidad para lograr que jugadores profesionales, jóvenes y con hambre supuesta se tomen con la misma seriedad todos los partidos. En una semana ellos mismos se han retratado. Corren en Bilbao, se pasean por Orriols y vuelven a correr como locos en casa, no vaya a ser que la afición monte en cólera. Neville añadió que ahora deben hacer que el valencianista se sienta orgulloso de su equipo. Te equivocas, Gary. Ya no hay manera. El final nos atropella en plenas Fallas. Al menos, de aquí al final, haz que jueguen los que se lo merecen. El once del domingo, si lo permiten las lesiones, debería estar claro y cristalino.

PD: Espero que tengan claro que si de vez en cuando los jugadores aprietan el trasero no es por los amantes de la falsa crítica constructiva, por esos pelotas de futbolistas que abundan por Valencia€ ¡Ay! Así estamos, de ´reAMUNTada´ en ´reAMUNTada´ como única motivación.

Más artículos de opinión de Pascual Calabuig, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine