ÚLTIMA HORA
22/04/2016

Voy a ser un poco impertinente: Parejo, quédate

Ya que cuando ha jugado mal ha sido el centro de todas las críticas, seamos justos ahora y digamos que está jugando de cine

22.04.2016 | 23:33

Ha sido casi linchado en la plaza pública y el gran señalado cuando el Valencia perdía partidos contra el primero que pasaba por delante de la puerta de Mestalla. Todos los focos estaban sobre él y más cuando Neville le quitó la capitanía. Yo, que me declaro ´parejista´, he aplaudido que no sea el capitán, porque siempre he considerado que para eso, para mandar como debe mandar un capitán, le falta lo que en mi pueblo llamamos ´espenta´, pero si de fútbol y de darle fluidez al juego se trata, es titular indiscutible en este Valencia. Y ojo que han llegado futbolistas como Enzo Pérez, André Gomes y Danilo Barbosa, que valen una leña y él sigue de titular indiscutible sea quien sea el entrenador. Y ya que cuando ha jugado mal y perdido balones que nos han costado goles en contra lo hemos dicho, y le hemos criticado dura y cruelmente, hagamos justicia ahora y digamos que da gusto verlo jugar a fútbol. Parejo lleva tres recitales seguidos y de mucho nivel, ante el Sevilla y el Eibar en Mestalla, y en el Camp Nou. Traer un futbolista que siente a Parejo vale mucho dinero, y encima tienes que acertar, y eso no siempre pasa. Gastarte diez millones de euros en el brasileño de moda no garantiza que te vaya a dar más rendimiento que Parejo, y mucho menos en el tiempo inmediato. Como yo lo veo, lo que tiene que hacer el Valencia es que el entrenador de turno haga lo que tenga que hacer para que Parejo rinda y sea útil al equipo. Eso lo aprendí de Pedro Cortés, que dino algo así como que si un entrenador tiene que hacerle la comida y la cena a un futbolista para que juegue bien, pues que vaya cada día a casa del futbolista y le haga paella a medio día y pescado por la noche porque eso es bueno para el Valencia. Supongo que se entiende la metáfora. Dicho esto, desde que llegó al club, algunos entrenadores han sabido sacarle rendimiento y otros no. Y no sé si hace falta dar nombres. Si acaso, conviene dar el de Ayestaran, que lo ha recuperado para la causa, por ello, voy a ser un poco impertinente y a caer un poco mal, sin faltar: Parejo, quédate. PD: Está claro que este jugador es como Curro Romero, o lo adoras o lo odias. Y eso nos pasa hasta los que somos ´parejistas´.

Bien por Rodrigo
Más protagonistas. En este caso, Rodrigo Moreno. Como Parejo, es otro de los futbolistas a los que se les nota que antes sufría y ahora disfruta. Y como con Parejo, me he llegado a desesperar aunque nunca me he considerado ´rodriguista´, dicho esto para que se entienda. Sí estamos ante un futbolista honrado, que puede no haga ni una bien, pero querer, siempre quiere. En lo que a él se refiere, los últimos partidos me han servido para llegar a una conclusión, olvidémonos de que es un delantero goleador, estamos ante un jugador que puede llegar a ser desequilibrante y hacer mucho daño a las defensas rivales. Dicho todo esto, lo que más me gusta de Rodrigo es su sensatez delante de un micrófono. El miércoles, después de ser uno de los mejores del Valencia en la goleada ante el Eibar y uno de los protagonistas de la recuperación del equipo, dijo esto cuando le preguntaron si el factor diferencial es el cambio de Neville por Ayestaran: «Apuntar a un solo factor no es correcto, han fallado muchas cosas como para que estuviéramos donde estábamos, la llegada de Pako Ayestaran es un punto más que ha ayudado mucho, el entrenador nos inculca sus ideas y se ha notado cambio de actitud en todos, la gente se nota más animada suelta, con más confianza, al final está casi todo en la cabeza». Pues eso, que han cambiado todos..

La diferencia
El otro día el FC Valors le metió 0-8 al Deportivo de la Coruña y en un programa de televisión de cuyo nombre no quiero acordarme se preguntaban si el equipo gallego había dado facilidades a los de Luis Enrique. Cuando el Real Meseta le metió 5-0 hace unos meses aquello fue considerado un festival de goles, colores y alegría por ese programa de televisión...

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine